Tres robos, uno de ellos con fuerza a un varón de 71 años. Ese fue el saldo delictivo de un hombre y una mujer que fueron detenidos por la Policía Nacional tras haber completado tres asaltos en el barrio de Pumarín. En uno agredieron a un septuagenario para quitarle el dinero y el móvil y en otros dos sorprendieron a una mujer y a un hombre en la calle Guipúzcoa y Badajoz, respectivamente. Tenían un amplio historial delictivo.

Su primer golpe lo perpetraron el 6 de octubre. Abordaron a un hombre de 71 años que reposaba en un banco de la avenida Gaspar García Laviana sobre las 23.00 horas. El detenido, de 44 años, abordó a su víctima por detrás y le pegó dos puñetazos en el rostro. A pesar de los golpes, el asaltado se resistió lo que derivó en un forcejeo. Fue entonces cuando intervino la otra detenida, una mujer de 45 años, para ayudar a su compañero a completar el robo. Se llevaron el móvil y dinero.

Tras escapar a la carrera, esperaron varios días antes de volver a cometer otro robo. Fue el 16 de octubre cuando lo consiguieron de nuevo. En esa ocasión, asaltaron a una mujer en la calle Guipúzcoa sobre las 23.00 horas. Esta regresaba a su casa y llevaba una bolsa con comida que iba a ser su cena. Los cacos se la llevaron además de sustraerle dinero. La agredieron y se llevaron el bolso. No esperarían tanto para volver a delinquir. El 21 de octubre asaltaron en un portal de la calle Badajoz a un hombre al que le quitaron el móvil y la cartera. Lo tiraron al suelo para evitar que pudiera defenderse.

Estos asaltos motivaron un dispositivo de la Policía Nacional para evitar más robos y dar con la identidad de los ladrones. Cosa que finalmente sucedió. Fueron ayer puestos a disposición judicial y ya duermen en la cárcel de Asturias puesto que los dos tenían un amplio historial delictivo a sus espaldas más allá de los tres robos que completaron en Pumarín.