Agentes de la Policía Nacional han liberado a catorce mujeres prostituidas en una macrooperación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual en Murcia, Alicante, Almería y Valencia. La investigación ha permitido desarticular la organización criminal y detener a sus 20 integrantes, nueve de los cuales han ingresado en prisión. Además, se han llevado a cabo doce registros en los que se han intervenido 90.000 euros en efectivo, cinco vehículos de alta gama, tres escopetas de caza, dos armas de fuego simuladas, así como cocaína y marihuana preparadas para su venta.

Las víctimas eran obligadas a trabajar doce horas todos los días y, en el caso de enfermar y no poder trabajar, eran penalizadas económicamente. Los horarios eran tan estrictos que, en el caso de querer descansar o ducharse, eran multadas con hasta 200 euros, y los responsables de los clubes llegaban incluso a denegarles la asistencia sanitaria.