Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grabaciones telefónicas

Rafael Amargo dijo que movía la metanfetamina "de diez en diez" gramos

Una conversación a apunta que el bailarín intentaba conseguir mayores cantidades de droga para venderla

Rafael Amargo.

Rafael Amargo. EFE

El bailarín Rafael Amargo comentó en una conversación telefónica intervenida por orden judicial que él manejaba droga "de diez en diez", en alusión, según la interpretación de los investigadores, a gramos de metanfetamina, la sustancia conocida por la serie Breaking Bad. En esa misma conversación, según la fiscalía antidroga, Amargo trataba de conseguir una cantidad mucho mayor de esa sustancia.

Así consta en las pequisas de la Policía Nacional y la fiscalía antidroga de Madrid, que ha pedido de nuevo el ingreso en prisión del bailarín y el productor Eduardo de los Santos, acusados de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. La Fiscalía considera que hay "bastantes" indicios "acreditados" de que Amargo y el productor se dedicaban de forma "permanente" y "de común acuerdo" a distribuir drogas en el centro de Madrid.

Preguntado por esa conversación y otras que implican a Rafael Amargo, su abogado, Cándido Conde-Pumpido, responde a El Periódico de Catalunya: "El lugar donde se tienen que valorar esas pruebas es en el juzgado. Allí veremos qué pruebas son válidas y cuáles no. Lo primero que hay que comprobar es si esas intervenciones telefónicas se motivaron adecuadamente y si había indicios suficientes para acordarlas, porque de lo contrario podrían ser nulas". El letrado del bailarín añade que "nosotros dudamos incluso de la validez de la detención (de Rafael Amargo), se vulneraron los derechos de mi cliente, la policía no le proporcionó asistencia letrada inmediata".

Un kilo para un productor

Según los indicios obtenidos por la policía en la operación Corax, Amargo y su productor podrían estar intentando dar un paso más en su organización. Tal y como desveló Expediente Marlasca, en La Sexta, el bailarín trataba de encontrar quien le vendiera un kilo de metanfetamina "para un productor de teatro". Aseguraba que disponía de 13.000 euros para esa compra. En otras grabaciones se escucha al artista buscar un local supuestamente para almacenar la droga. Su intención, al parecer, era hacer pasar ese almacén por un lugar donde se guardaría el vestuario de su obra de teatro, Yerma, recién estrenada en Madrid.

La metanfetamina o cristal se vende actualmente en las calles a unos 120 o 130 euros el gramo, más del doble del precio de la cocaína, según explicaron a El Periódicio de Catalunya fuentes de la lucha antidroga. Se trata de una droga de síntesis, elaborada en laboratorio y que suele ser traída a España desde países del centro de Europa. En el escrito de la fiscalía que pide prisión para Amargo y su productor se incide en que causa un grave daño a la salud y posee un "elevado poder adictivo".

Entregas con chófer

Las investigaciones se iniciaron a finales del mes de abril, cuando dos personas fueron interceptadas por la policía tras salir de casa de Rafael Amargo. Los agentes les incautaron un total de 3 gramos de metanfetamina y mefedrona. Durante varios meses, vigilaron los pasos del artista y el productor, que hablaban de drogas sin disimular, según fuentes del caso. En otra de las grabaciones, Amargo contacta con un hombre que supuestamente iba a ayudarle a dar salida al dinero que podría obtener con la venta de droga. En pleno confinamiento por el covid, los policías observaron también que un hombre de confianza de Amargo, apodado El Cubita, salía a hacer entregas de droga, para lo que utilizaba en ocasiones los servicios de una conocida empresa de conductores. El 30 de noviembre, la policía interceptó a otro hombre que salía de casa de Amargo: tenía 1,4 gramos de metanfetamina.

El 2 de diciembre, la policía detuvo a Amargo, su pareja, el productor y El Cubita. En los registros, se incautaron de diferentes drogas: metanfetamina, ketamina y éxtasis líquido, además de casi seis mil euros en metálico. En el caso de la meta, la mayor parte de ella, 63,4 gramos, estaba en casa del productor de la obra de teatro. En casa del bailarín la policía encontró 0,4 gramos. El abogado de Amargo, Cándido Conde-Pumpido, defiende que esa droga no era para vender. Al ser detenido, Amargo llevaba en la mochila una báscula de precisión. Su abogado defiende que era para tomar las cantidades precisas de un producto que estaba tomando para adelgazar.

Compartir el artículo

stats