La autopista “Y” sufrió importantes retenciones a partir de las cinco de la tarde de ayer, después de que un BMW se incendiase en la zona en la que se están realizando obras de ampliación de la carretera para habilitar el tercer carril, a la altura de Lugones, en sentido Gijón. La ausencia de arcén hizo que uno de los carriles quedase cerrado, en un momento en el que la lluvia obligaba a ralentizar la marcha, lo que provocó un fuerte atasco. A la zona se desplazaron Bomberos del SEPA y operarios de mantenimiento de Carreteras para apagar el fuego y sanear la calzada.