La mujer detenida por llevarse joyas de varias casas en las que limpiaba en Viella (Siero) fue descubierta porque su hija se sacaba fotos con los collares y anillos que su progenitora se llevaba de los domicilios y las subía a las redes. Así lo apuntan fuentes oficiales de la Policía Nacional, que confirman la información publicada ayer por LA NUEVA ESPAÑA. Finalmente, madre e hija fueron detenidas como presuntas autoras de un delito de hurto, consistente en apoderarse de un gran número de joyas cuyo valor ascendería a unos 40.000 euros.

Agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Pola de Siero detuvieron el 14 de enero a las dos mujeres, madre e hija, originarias del este de Europa, como presuntas autoras de un delito de hurto, así como receptación, esto es, compra venta de material robado.

La investigación comenzó por la denuncia de dos familias, que indicaron que durante los últimos meses venían sufriendo la falta de varias joyas del interior de su domicilio. Todas las investigaciones apuntaban a que el autor de esos hurtos reiterados debía ser alguien cercano y con acceso a ambas casas. Las propias víctimas llegaron a indagar en las redes sociales. Su sorpresa fue mayúscula cuando observaron cómo la hija de la persona que limpiaba en ambos domicilios se mostraba en varias fotografías llevando encima varias de las joyas que les faltaban.

La unidad investigadora procedió a detener a ambas mujeres, pasando en el día de ayer a disposición del juzgado de guardia. Las investigaciones continúan abiertas para la recuperación de las joyas hurtadas.

Robo similar

Durante la intervención hubo una incidencia reseñable. Y es que la madre se indispuso y acabó ingresada en el HUCA, en Oviedo, donde quedó custodiada por agentes hasta que mejoró y fue conducida ante el juez.

Precisamente, esta misma semana, fueron juzgados dos hermanos acusados de llevarse joyas y dinero de la caja fuerte de un domicilio de Lugones en el año 2016. El hombre aprovechó que su hermana llevaba varios años trabajando como empleada del hogar en el domicilio para localizar la caja fuerte donde se encontraba el dinero. Entró haciéndose pasar por policía y se dirigió hacia el lugar señalado, consiguiendo 2.000 euros y un puñado de joyas.

Tanto él como su hermana negaron los hechos, asegurando el primero que hace años que no pasa por Asturias, y la segunda que no se hablaba con su familiar. Sin embargo, sus explicaciones no convencieron al ministerio fiscal, que solicitó para él un año y cinco meses de prisión y cinco meses para ella.