Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

La conductora que golpeó por detrás el quad de Ángel Nieto en Ibiza no vio la luz de freno

Dos policías locales de Santa Eulària testifican que el vehículo de Nieto estaba muy sucio, lo que pudo impedir que la mujer viera la luz

La conductora que golpeó el quad de Nieto sale del juzgado con su abogado.

La conductora que golpeó el quad de Nieto sale del juzgado con su abogado.

Dos años y nueve meses después de que la Audiencia Provincial ordenara la reapertura del caso de la muerte de Ángel Nieto a causa de un accidente de tráfico ocurrido el 26 de julio de 2017, el Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza, que había dictado el sobreseimiento provisional de la causa, tomó ayer declaración, de nuevo, a la conductora que golpeó por detrás el quad que conducía el famoso motociclista. La mujer, de nacionalidad alemana y 38 años de edad, que declaró en calidad de investigada por un presunto delito de homicidio imprudente, sólo respondió a preguntas de su abogado, Jaime Campaner. También declararon, como testigos, los dos agentes de la Policía de Santa Eulària que fueron los primeros en llegar al lugar del siniestro y una mujer que fue la primera persona en atender a Nieto tras el accidente.

El quad estaba tan sucio que es posible que la mujer no pudiera ver la luz de freno. J.A. RIERA

Fuentes judiciales explicaron que esta testigo dijo en el juzgado que Nieto estaba «balbuceando en el suelo» y que otra persona le entregó a ella el casco, que según el atestado de la Guardia Civil salió disparado porque el campeón lo llevaba desabrochado o mal abrochado. Esto hizo, según la Guardia Civil de Tráfico, que Nieto se golpeara con la cabeza desprotegida contra el suelo, lo que le causó heridas tan graves que finalmente resultaron mortales. Por su parte, la conductora declaró que conducía muy despacio, a unos 30 kilómetros por hora y a unos tres metros de distancia del quad, y que éste, de pronto, frenó en seco y ella no pudo ver la luz de freno. Al respecto, los dos policías locales declararon que el quad estaba muy sucio, lo cual habría impedido a la mujer ver la luz de freno.

Según el atestado, el casco de Nieto salió despedido cuando frenó en seco y la conductora golpeó levemente su quad

La Guardia Civil de Tráfico, cuyos agentes también tendrán que declarar de nuevo, no apreció responsabilidad penal en la conductora. «En el momento del accidente [Ángel Nieto] sí hacía uso del casco de protección homologado, el cual llevaba sin abrochar», señala el atestado.

Los investigadores de la Guardia Civil llegaron a la conclusión de que el accidente fue consecuencia de una imprudencia leve cometida por la conductora. La imprudencia leve es una infracción general del Código de Circulación que no está tipificada en el Código Penal, al contrario que la imprudencia grave, que se caracteriza por «el descuido y olvido de las más elementales normas de prudencia, en el quebrantamiento de las precauciones mínimas exigibles a cualquier persona». 

Ceremonia fúnebre en el Puig de Missa de Santa Eulària. TONI ESCOBAR

Pese a todo, la familia de Nieto, que actúa judicialmente dividida en dos y con dos abogados, recurrió el archivo de la causa en la Audiencia, que ordenó la reapertura del caso. Por un lado, están personados en la causa los hijos mayores de Nieto, Gelete y Pablo, que tuvo con su primera mujer, Pepa Aguilar, y que están representados por el letrado Antonio Miana. Por otro lado, están la viuda de Ángel Nieto, Belinda Alonso, y el hijo de ambos, Hugo, representados por el abogado Javier Leiva.

Agonía y muerte de un mito

Nieto, una de las leyendas del deporte español, falleció ocho días después del accidente, con 70 años de edad. Tras el golpe, que se produjo sobre las diez de la mañana en la carretera de Santa Gertrudis, Nieto fue trasladado la Policlínica Nuestra Señora del Rosario. En la UCI de este centro médico permaneció hasta su muerte, el 3 de agosto por la tarde. El accidente del mítico motociclista, su agonía y fallecimiento causaron una gran conmoción. Periodistas de los principales medios de comunicación de ámbito nacional se desplazaron a la isla para informar a diario tanto del accidente y de su ingreso en el centro hospitalario, como de las honras fúnebres en Santa Eulària. 

Amigos y familiares de Ángel Nieto arrojaron una parte de las cenizas al mar cerca de es Vedrà. Después, en Madrid, unas 80.000 personas despidieron al campeón en un homenaje con actos programados por el Ayuntamiento y la Comunidad, el Consejo Superior de Deportes, la Federación Internacional de Motociclismo, la multinacional del deporte Dorna y otras instituciones.

Compartir el artículo

stats