La borrasca “Filomena” dejó el pasado enero en España un reguero de destrozos. Las aseguradoras han desembolsado 230 millones de euros por los desperfectos que se han producido en inmuebles y vehículos. Según Unespa, se produjeron 154.018 percances en propiedades de sus clientes en España. Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón, Castilla y León, Asturias, Navarra y La Rioja fueron las comunidades más afectadas.