DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agresión

Piden 26 años de cárcel para dos neonazis por dejar paralítico a un hombre negro en Mallorca

La fiscalía les imputa un delito de lesiones cualificadas con la agravante de haber actuado por motivos racistas

Un policía, ante la discoteca Megapark, en s’Arenal, donde se produjo la agresión en 2019.

Un policía, ante la discoteca Megapark, en s’Arenal, donde se produjo la agresión en 2019.

La fiscalía solicita sendas condenas de 13 años de prisión para dos jóvenes neonazis que dejaron paralítico de una brutal paliza a un hombre negro en s’Arenal en 2019. La víctima, senegalés de 44 años que trabajaba como portero en una discoteca, sufrió una grave lesión medular por las patadas y puñetazos recibidos y ha quedado incapacitada. Los procesados gritaban insultos racistas durante la agresión, llevaban ropa filonazi y en sus teléfonos se encontraron imágenes del Ku Klux Klan y cruces gamadas.

Los dos procesados, de 22 años, serán juzgados la próxima semana en la Audiencia Provincial de Palma. Ambos están en libertad tras pasar un año en prisión provisional. Formaban parte de un nutrido grupo de hooligans ultraderechistas, aficionados al club de fútbol de la ciudad de Leipzig, que estaban de vacaciones en Mallorca. La fiscalía les imputa un delito de lesiones cualificadas con la agravante de haber actuado por motivos racistas. Además de las condenas de prisión, la acusación reclama que indemnicen a la víctima con 116.000 euros por las heridas y las graves secuelas.

Los hechos ocurrieron en la noche del 7 de junio de 2019 en la discoteca Megapark, en s’Arenal. Según el relato de la acusación pública, un amigo de los dos procesados se subió al escenario y el vigilante de seguridad le dijo que debía bajar de allí. Este incidente desembocó en una discusión a la que se unieron los dos acusados.

Uno de ellos, Robert F., propinó un puñetazo a la víctima en la nuca. El otro, Johannes H., ataviado con una camiseta con la leyenda 'Juventudes Alemanas' -habitual en el mundo neonazi- la agarró de las piernas y lo tiró al suelo de forma brusca.

Con el portero indefenso, le propinaron numerosas patadas y puñetazos por todo el cuerpo mientras gritaban, en alemán, insultos racistas como "jódete, negro" o "negro de mierda".

Medio cuerpo paralizado

La víctima quedó inconsciente y fue trasladada en ambulancia a Son Espases. Los médicos descubrieron que había sufrido lesiones medulares y cervicales que le han dejado como secuela la parálisis del brazo y la pierna izquierdos, por lo que ha quedado incapacitado para su trabajo.

Los dos agresores fueron retenidos por testigos y trabajadores de la discoteca. Cuando la Policía Local los identificó, encontró el teléfono de uno de ellos imágenes del Ku Klux Klan y cruces gamadas. Los dos fueron detenidos y el juez de guardia ordenó su ingreso en prisión provisional. Estuvieron encarcelados un año y tres días, tras lo que fueron puestos en libertad y regresaron a su país a la espera del juicio.

Compartir el artículo

stats