Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extorsión

Deniegan el asilo en Mallorca a un policía de El Salvador amenazado por pandilleros

El extranjero dirigía también una tienda, donde hubo un tiroteo con dos asaltantes muertos

El hombre acudió a la Jefatura de Policía a pedir asilo.

El hombre acudió a la Jefatura de Policía a pedir asilo.

Un policía de El Salvador no obtendrá la condición de refugiado en España, pese a que alegó que una banda de pandilleros de su país le estaba extorsionando y había puesto precio por su asesinato. Este extranjero huyó de su país junto a su familia y se estableció en Mallorca, donde pidió una protección para que no le obligaran a regresar. No viajó solo, sino que lo hizo con otros ocho familiares debido a que la amenaza se extendía hacia todos ellos.

Este policía ha tenido que recurrir a los tribunales, ya que inicialmente el Ministerio de Interior se negó a concederle el asilo que reclamaba. La Audiencia Nacional le ha dado la razón a la administración, al entender que los hechos que relata este extranjero no están incluidos en las causas que justifican conceder esta protección.

El hombre explicó que vivía en la capital del país y que estaba integrado en la división de investigación criminal. Además, compaginaba este trabajo con la gestión de una pequeña tienda de productos de primera necesidad. Unos pandilleros, según su relato, entraron en la tienda y le exigieron el pago de 150 euros al mes. Si no pagaba le anunciaron que iban a asesinar a toda su familia.

Al principio se negó a pagar, pero llegó a un acuerdo con los delincuentes para ir dándoles dinero. Sin embargo, el acuerdo no se cumplió y en un momento determinado le exigieron el pago de 5.000 euros en una sola entrega. El hombre denunció los hechos ante la Policía, que inició una investigación. El día que se iba a realizar el pago se detuvo a dos mujeres, que finalmente fueron condenadas a diez años de prisión.

Sin embargo, este incidente le obligó a dejar la Policía, porque no quería poner en peligro a su familia. Sabía que tendría que ir a la cárcel a identificar a las dos delincuentes y se descubriría que era agente del orden, por lo que con toda seguridad sería asesinado.

El hombre huyó con su familia del país y se refugió en Mallorca, desde donde pidió la protección

decoration

Se dedicó a seguir con el negocio familiar. A las semanas siguientes acudieron otros pandilleros, que estuvieron amenazándole. El hombre tuvo que marcharse de la ciudad y fue recogido por un sobrino, quien también tenía un pequeño negocio.

En el relato que realizó para justificar su petición de asilo el policía dijo que presenció cómo otro grupo de pandilleros entró en la tienda de su sobrino. Le estaban buscando a él y le amenazaron a través del familiar. Días más tarde regresaron otros delincuentes. El policía no estaba en la tienda, sino que se encontraba otro familiar atendiendo a un proveedor. Los pandilleros entraron en la tienda y robaron productos. Sin embargo, en ese momento se presentó una patrulla de la Policía, hubo un tiroteo y murieron los dos delincuentes. A raíz de este incidente decidió salir del país con toda su familia por sentirse amenazado de muerte y viajó a Mallorca, donde buscó refugio.

El tribunal ha valorado para rechazar esta petición que en El Salvador se está desarrollando una activa política de lucha contra esta delincuencia callejera, a la vez que se realizan actuaciones para defender a las víctimas. Los jueces señalan que el hombre encontró la respuesta policial cuando la necesitaba, ya que al denunciar que estaba siendo extorsionado se logró detener a las dos delincuentes. Por ello, el tribunal considera que no se ha demostrado que exista una situación de peligro real en este país.

Compartir el artículo

stats