Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece un pescador y otro resulta herido al naufragar su lancha en Gijón

“Un ola hundió el bote de repente”, cuentan los testigos | El superviviente, de unos 60 años, ingresa en Cabueñes con signos de hipotermia

Embarcaciones de la Guardia Civil, Cruz Roja y Salvamento buscan al tripulante fallecido. | Marcos León

Embarcaciones de la Guardia Civil, Cruz Roja y Salvamento buscan al tripulante fallecido. | Marcos León

Trágico naufragio en Gijón. Un hombre de mediana edad falleció en la tarde de ayer tras volcar la lancha de recreo en la que él y otro varón navegaban por aguas próximas a El Rinconín, a la altura de la escultura de “La madre del Emigrante”, pasada la escalera 23 del paseo marítimo de la ciudad, cerca del Sanatorio Marítimo. Una ola le dio la vuelta a la pequeña embarcación de madera cuando la mar empezaba a agitarse tras una jornada tranquila. Uno de los tripulantes, de unos 50 años, logró agarrarse a unas rocas movido por la corriente. Su compañero, de edad similar, no corrió tanta suerte. Su cuerpo apareció minutos después del naufragio unos metros mar adentro. “La lancha se hundió de repente y ya no volvió a reflotar”, cuenta Alfonso Costales, testigo de los hechos.

Curiosos en la zona de El Rinconín viendo el rescate, con el helicóptero de los bomberos sobre sus cabezas. | Marcos León

Quienes presenciaron lo sucedido aseguran que el accidente fue “completamente imprevisto”, porque la mar parecía más tranquila de lo que estaba. Explica Costales, vecino gijonés que caminaba por el paseo marítimo cuando se produjo el trágico suceso, que la embarcación se encontraba a pocos metros de la orilla y “en paralelo” al oleaje, una posición que los expertos tildan de “peligrosa”. “No pasaría nada si hubiese buena mar, pero de repente vino una ola y tumbó la lancha. Fue todo en un segundo. Yo había pensado que la posición en la que estaban era peligrosa, poco apropiada, pero cuando vi que se hundían no me lo podía creer”, cuenta Costales.

Socorristas de Gijón sacan al herido del mar en la playa de El Rinconín. | J. Coletes

Este hombre llamó de inmediato al 112. Fue él, junto a una pareja que transitaba en ese momento por el arenal próximo, quienes propiciaron un enorme operativo de rescate. Los primeros en llegar a la zona fueron miembros del equipo de Salvamento, que en cuestión de diez minutos lograron enviar a El Rinconín desde la playa de San Lorenzo a varios de sus socorristas en motos de agua.

La furgoneta de la funeraria accede a El Musel para recoger el cadáver del pescador fallecido. | Marcos León

Para entonces, uno de los afectados había sido arrastrado por la corriente hacia la orilla y había logrado aferrarse a una zona rocosa, así que pudo ser llevado a tierra firme por el arenal de El Rinconín. Se trata, según explicó después el Ayuntamiento, de un varón unos 60 años de edad que, por lo rápido del rescate, pudo ser trasladado con vida al Hospital de Cabueñes en una UVI-Móvil. “Presentaba fuertes contusiones y se hallaba en estado de shock”, cuentan las mismas fuentes municipales. Otros testigos de lo ocurrido relatan que se mostraba “agotado”, pero que parecía “encontrarse bastante bien”. Sí presentaba inicios de hipotermia. Los socorristas que le ayudaron, que por lo rápido de la actuación presentaban cortes en pies y tobillos, se quedaron después en El Rinconín para ver el resto del rescate.

Alfonso Costales, el testigo que llamó al 112, señala la zona en la que naufragó la embarcación. | Marcos León

Mientras tanto, la llamativa operación de rescate se activó en el resto de la bahía gijonesa, generando una enorme expectación. Pronto se pudo ver al helicóptero Helimer, desde su base de El Musel, que peinó la zona en busca del desaparecido y que fue sustituido después por el helicóptero de Bomberos de Asturias con base en La Morgal al tener que acudir a otro rescate en Llanes. Había también embarcaciones de Cruz Roja, Salvamento y la Guardia Civil.

Pero a Costales y los pocos testigos que lograron ver el suceso desde el inicio la cosa ya les pintaba mal. “Vi cómo se hundía la lancha y ya no volvió a salir a flote, quedó destrozada”, cuenta. Se trataba de una embarcación llamada “Ruth” de apenas cinco metros de eslora y uno y medio de manga de doce caballos de potencia. Era de madera, pensada para la pesca recreativa y trayectos cortos. A los pocos minutos de naufragar, de hecho, trozos de la embarcación comenzaron a desperdigarse por el arenal mientras los buzos seguían adentrándose en el agua en busca del desaparecido.

18

Una persona fallecida y un herido tras volcar su lancha enfrente de la costa de Gijón MARCOS LEÓN

Varios pescadores de la ciudad explican que los dos hombres estaban pescando chipirón, de ahí que su lancha no estuviese fondeada. “Vinieron un par de olas peligrosas e intentaron arrancar la lancha para moverse o girarse, pero ya estaba demasiado inestable y no les dio tiempo”, cuentan estas fuentes, que advierten de lo “impredecible” de la mar tan cerca de la orilla en esa zona.

La tragedia se consumó en apenas una hora. El operativo comenzó a las 19.32 horas, cuando Costales marcó el número del 112. Y, hacia las 20.30 horas, el cuerpo del desaparecido aparecía inerte y flotando pocos metros mar adentro. Fue trasladado al puerto de El Musel para el posterior levantamiento del cadáver. “Fue todo tan rápido. Da impotencia haberlo visto todo y no poder hacer más”, se lamenta Costales.

Compartir el artículo

stats