Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desaparecidos

Sin rastro de Félix un año después de su desaparición

La Policía de Alicante baraja que el auxiliar de farmacia buscado desde octubre de 2020 pudo quitarse la vida, pero el cuerpo no ha aparecido | Su madre lamenta que "estoy muerta en vida"

La madre de Félix sostiene dos fotos de su hijo, realizadas en un viaje que hicieron juntos dos semanas antes de la desaparición.

La madre de Félix sostiene dos fotos de su hijo, realizadas en un viaje que hicieron juntos dos semanas antes de la desaparición. Delgado

Búsqueda infructuosa. Un año después de la desaparición de Félix José Esquerdo en Alicante, todas las gestiones de la Policía para localizar al auxiliar de farmacia, de 35 años, han sido infructuosas. La hipótesis principal es la del suicidio, sin descartar una marcha voluntaria. Su madre no lo descarta pero al menos pide que "me den el cuerpo".

Este fin de semana se cumple un año de la extraña desaparición de Félix José Esquerdo Martínez en Alicante. Tenía 34 años cuando salió el domicilio donde convivía con su madre y todas las gestiones realizadas por la Policía Nacional no han permitido dar con su paradero. Todos los indicios apuntan a un posible suicidio como principal hipótesis de la desaparición de este auxiliar de farmacia de Alicante, pero al no haber aparecido su cuerpo no se descarta por completo una desaparición voluntaria. Isabel Martínez, madre de Félix, se aferra a que su hijo esté vivo en alguna parte y aparezca algún día. No niega que sea verdad la hipótesis que baraja la Policía, pero señala que "yo no tengo el cuerpo de mi hijo; ojalá se haya suicidado y me den el cuerpo. Así no sé a quién estoy llorando", lamenta.

La madre de Félix no sabe ya dónde buscar a su hijo pero afirma que tiene todo el tiempo del mundo para seguir su rastro hasta encontrarlo. En este año de búsqueda ha recurrido a empresas privadas de investigación que han lanzado hipótesis a las que la Policía Nacional no da credibilidad alguna, como el hecho de que se activara su teléfono en un paraje de la provincia de Jaén, en Borriol (Castellón) y para llamar a la aseguradora donde la familia tiene una póliza funeraria. "Me han engañado y he pagado ya 5.000 euros para nada", sostiene Isabel.

La desaparición de Félix se produjo el 3 de octubre del pasado año. Su madre no olvida las horas previas a la desaparición de su hijo. La tarde anterior estuvieron comprando ropa y dos semanas antes habían estado juntos de viaje por Teruel. Nada hacía presagiar nada malo. A media tarde del 2 de octubre, su hijo le dijo que salía a la calle "porque había quedado con una gente que conoció por internet y con la que se iba a ir al día siguiente a la montaña".

Regresó a casa a la hora de la cena y le comentó que había dado 20 euros para la comida del día siguiente. Isabel no notó nada extraño en el comportamiento de su hijo. Es más, Félix se despidió cariñosamente con un beso antes de acostarse y a la mañana siguiente se marchó del domicilio poco antes de las nueve. Salió con su motocicleta y a las 09:52 Isabel recibió la que sería su última comunicación con él. Le comentó que había desayunado y que en vez de ir a la Serra Grossa a pasar el día iban a otra montaña, por lo que dejaba su moto para desplazarse en coche. Tras esta llamada Isabel no tuvo más noticias y la última conexión del móvil de su hijo fue a las 12:03 horas de ese día.

Llegó la noche y no apareció a dormir. "Me preocupé pero no le llamé", recuerda su madre. El domingo tampoco apareció y cuando el lunes le llamaron para decirle que no había acudido a la farmacia de Benidorm donde trabajaba ya le saltaron las alarmas y denunció.

La moto apareció aparcada días más tarde en la zona de El Poblet, junto a Pueblo Acantilado, en El Campello. La Policía Nacional halló en la moto un blíster de pastillas vacío y organizó varios operativos de búsqueda, con drones, perros adiestrados y helicópteros incluidos, pero no hallaron rastro alguno de Félix. Guardia Civil, Policía Local y Bomberos también colaboraron en estas batidas.

La Policía investigó además el móvil y detectó en internet que participó en un foro sobre el suicidio y realizó búsquedas sobre formas de quitarse la vida. "Félix es tímido e introvertido", afirma Isabel, quien niega que tuvieran una mala relación. "Estoy muerta en vida y veo que estoy llegando a un muro que no puedo traspasar, pero no me conformo con esperar; no puedo, ni quiero, olvidar a mi hijo", concluye la madre, una mujer que en este año de dolor ha tenido que soportar hasta bromas de mal gusto de unos menores que la llamaron desde Andalucía para decirle que estaban con Félix.

Más de 200 desaparecidos en la provincia

Alicante es la duodécima provincia con más denuncias activas por personas desaparecidas. Según el último informe elaborado por el Centro Nacional de Desaparecidos, Alicante tenía 216 casos activos de personas desaparecidas en 2020. El año se cerró con 5.529 desapariciones activas, según los datos del Centro Nacional de Desaparecidos. La web de SOS Desaparecidos, una asociación muy activa en redes sociales que difunde las imágenes de personas en paradero desconocido, tiene los carteles de 18 personas a las que se perdió el rastro en la provincia de Alicante y uno de ellos es el de Félix José Esquerdo Martínez. Entre esas dieciocho personas también se incluye el cartel de la alicantina Gloria Martínez, desaparecida el 29 de octubre de 1992 tras ser ingresada cuando tenía 17 años en una clínica de l’Alfàs del Pi. También aparece la imagen de la menor ucraniana Khrystyna Savenchuk, desaparecida en Xàbia en mayor de 2014, cuando tenía 15 años. 

Compartir el artículo

stats