Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Homicidio imprudente

Acepta dos años de prisión por provocar el incendio en el que murió su madre

La acusada presentaba un trastorno de adaptación y tenía afectadas las facultades por el consumo de alcohol cuando causó el fuego en Albal

Vivienda de Albal donde se produjo el incendio mortal. | MAO

Francisca, de 79 años, murió intoxicada por el humo tras quedar atrapada por el fuego que había provocado instantes antes su propia hija en el domicilio de Albal, Valencia, en el que convivían. La acusada, que también puso en peligro en febrero de 2019 la vida de su hija de apenas dos años de edad, aceptó ayer una pena de dos años de prisión por un delito de incendio por imprudencia grave en concurso con un homicidio imprudente. La mujer, de 40 años y nacionalidad española, reconoció los hechos ante el tribunal y admitió que no era consciente de sus actos debido a la influencia del alcohol.

De hecho, la Fiscalía ya apreciaba inicialmente la eximente incompleta de intoxicación etílica. Además, la procesada presenta un trastorno adaptativo y una grave adicción al alcohol, lo que en el momento de cometer los hechos hizo que tuviera «intensamente abolidas las bases psicológicas de su imputabilidad».

Los hechos ocurrieron minutos después de la medianoche del 10 de febrero de 2019 cuando en la vivienda, situada en Albal, se encontraba la septuagenaria, su hija —la acusada— y su nieta de dos años. Según ha quedado probado en la sentencia por conformidad de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia, encontrándose en un estado de intoxicación plena y faltando a los mínimos deberes de precaución y cuidado, debido a este estado de embriaguez, la procesada provocó un incendio en su propio dormitorio.

No se ha podido establecer si prendió fuego con un mechero o con la colilla de un cigarro, pero lo cierto es que las llamas y el humo se extendieron rápidamente por toda la vivienda.

Los bomberos lograron rescatar a la acusada y a la pequeña de dos años, pero la abuela de la menor y madre de la procesada quedó atrapada y cuando accedieron al lugar en el que se encontraba, la anciana ya había fallecido. Según determinó la autopsia, la causa del fallecimiento fue una anoxia anémica por la inhalación del humo.

La Fiscalía solicitaba tres años de cárcel por un incendio por imprudencia grave y homicidio imprudente, que finalmente se ha rebajado a los dos años tras el reconocimiento de hechos de la acusada.

Compartir el artículo

stats