Un vecino de Granada ha sido detenido en Bratislava (Eslovaquia) cuando presuntamente intentaba adquirir arma de guerra para posteriormente distribuirlas entre organizaciones de narcotraficantes que operan en la Costa del Sol y Granada. Según ha informado la Guardia Civil, el hombre pretendía comprar Kalashnikov (AK-47), pistolas y munición para los mismos. Tras ser puesto a disposición de las autoridades judiciales eslovacas, este hombre ha ingresado en prisión por tráfico de armas.

La investigación se inició en 2021. La Jefatura de Información (UCE3) de la Guardia Civil y la Agencia Nacional contra el Crimen eslovaca identificaron a un ciudadano español con antecedentes por delitos de lesiones y consumo de drogas que había iniciado contactos e incluso había planeado un viaje a Eslovaquia para negociar la adquisición ilegal de un importante número de armas. Las pesquisas, a través de Europol y coordinada por Eurojust, revelaron los vínculos del sospechoso con organizaciones de narcotráfico que operan en el litoral malagueño y la provincia de Granada entre cuyos integrantes se sospechaba que pretendía distribuir las armas.

Confirmado el viaje a Bratislava, la policía eslovaca procedió a su detención en el momento que iba a recoger las armas. Los agentes intervinieron el vehículo con dobles fondos en el que pretendía trasladar las armas a España y una destacada cantidad de dinero en metálico que llevaba en el mismo para pagar las armas. De manera simultánea a la detención, los agentes de Información de la Guardia Civil registraron su domicilio en Granada, donde han incautado dos kilos de hachís y marihuana, dispositivos informáticos y documentación para su estudio.

"Los fusiles de asalto que pretendía adquirir tienen capacidad de efectuar fuego automático y elevada potencia de fuego y están catalogados como armas de guerra, siendo por ello uno de los tipos de armas más demandadas por las organizaciones criminales", han explicado.

El Servicio de Información del instituto armado ha desarrollado más de 97 operaciones contra redes de tráfico de armas con el resultado de 448 personas detenidas, más de 4.871 armas de fuego incautadas (muchas de ellas de guerra) y 609.802 cartuchos metálicos intervenidos, 588 kilos de sustancias explosivas, más de 709.000 euros en metálico y 20 talleres clandestinos desmantelados.