Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INVESTIGACIÓN

El ladrón de la gorra cae en Fuengirola: la policía le atribuye 29 robos en comercios y bares

La operación suma la detención de otros cinco parientes tras encontrar en la vivienda familiar de Mijas 250 kilos de hachís

Droga y material intervenido.

El ladrón de la gorra ha caído. Así llaman los comerciantes y hosteleros de Fuengirola (Málaga) al hombre al que la Policía Nacional atribuye 29 robos con fuerza en establecimientos del centro y en el paseo marítimo de la ciudad. El sospechoso, que llegó a generar cierta alarma social en ambos sectores, siempre actuaba cubriéndose el rostro con una mascarilla y una prenda de cabeza y se desplazaba en un patinete eléctrico de gran potencia para forzar las puertas de acceso de los locales y sustraer el dinero de las cajas registradoras. Los investigadores también han arrestado a cinco familiares suyos por su presunta implicación en el tráfico de drogas en el vecino municipio de Mijas, ya que en la vivienda familiar hallaron 250 kilos de hachís. Uno de ellos es un hermano que además tenía en vigor una Orden Internacional de Detención emitida por Marruecos por un delito contra la salud pública.

La investigación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Fuengirola se inició el pasado mes de octubre, cuando una cadena de robos con fuerza con unas características muy similares se produjeron en distintos puntos de la ciudad. El modus operandi del sospechoso consistía en zarandear las persianas metálicas de los establecimientos desde el centro hasta que se producía su abombamiento y saltaban las pletinas laterales de seguridad. Así, el asaltante accedía a los locales y en unos segundos sustraía la recaudación de la caja registradora, ha explicado la Comisaría provincial en un comunicado.

Las distintas gestiones de los agentes permitieron identificar al ladrón de la gorra como presunto autor de 23 robos consumados y seis tentativas. Los agentes le detuvieron el pasado 30 de marzo, interviniéndole entre sus pertenencias una placa de hachís de unos 100 gramos. Su hermano, que le acompañaba en ese momento, fue arrestado en virtud a una Orden Internacional de Detención.

En la vivienda de los investigados, que condujo al arresto de otros cuatro familiares, los investigadores localizaron numerosos efectos procedentes de los robos y 250 kilos de hachís, entre otros objetos.

La autoridad judicial ha dictado el ingreso en prisión del principal investigado y de su hermano.

Compartir el artículo

stats