Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La forense no descarta del todo un trasvase de metales al cadáver de Isabel Suárez

La facultativa, que declaró ante la jueza por videoconferencia desde Avilés, ratifica “a medias” el informe que apuntaba a un envenenamiento

Luis Lorenzo y Arancha Palomino están siendo investigados por el asesinato de Isabel Suárez. CASO ABIERTO

La médico forense que practicó la autopsia al cadáver de María Isabel Suárez, tía política del actor Luis Lorenzo, ratificó, aunque con ciertas “salvedades”, en el Juzgado Decano de Avilés, el informe donde atribuía la muerte a un “envenenamiento de etiología homicida” por el hallazgo en su sangre de niveles de cadmio y manganeso superiores a lo normal. En concreto presentaba 270 miligramos de cadmio –una sustancia completamente ajena al cuerpo humano– por litro de sangre, 200 veces superior a lo normal, así como 347 miligramos de manganeso por litro de sangre, una medida veinte veces superior a lo normal.

El abogado Luis Tuero, que ejerce la acusación particular en representación de la familia de la fallecida, resaltó que la médico forense ratificó “a medias” el informe, que de momento no da la razón a ninguna de las partes. Por su parte, el abogado Francisco Pérez Platas, que defiende a Luis Lorenzo y su mujer, Aránzazu Palomino Suárez, sobrina de la fallecida, destacó la falta de evidencia científica “al cien por ciento” que atribuya el cadmio hallado en el cadáver “solo y exclusivamente” a una intoxicación, por lo que, a su juicio, se abren varias alternativas científicas que “habrá que estudiar”. Esta parte ya ha encargado una pericial para demostrar que la anciana no fue envenenada, algo que han proclamado una y otra vez los dos investigados, que tienen que presentarse en los Juzgados de Arganda una vez a la semana y no pueden abandonar España.

La pericial de este martes a instancias de la Fiscalía se centró especialmente en las posibles causas de la presencia del cadmio en el cadáver de María Isabel Suárez y en la posibilidad de que se hubiera podido producir un trasvase “post mórtem”. La forense apuntó en su declaración a la conveniencia de analizar más estudios científicos para determinar esta posibilidad.

Según indicó Tuero, la forense aludió a dos estudios realizados en China y en Estados Unidos sobre personas que presentaban niveles más elevados de este metal en su cuerpo al haberse ido acumulando a lo largo de la vida, como, por ejemplo, mineros debido a su profesión, aunque la facultativa entiende que “no son situaciones extrapolables”.

Por vía oral

A la pregunta de cómo llegó el cadmio a la sangre de Isabel Suárez Arias, la forense respondió que “lo más lógico y normal es que hubiera entrado por vía oral al estómago y luego a la sangre y no se hubiera metabolizado en el hígado”, según subrayó Tuero. Pero no puede determinar a través de qué medio pudo ser suministrado a la anciana.

La acusación particular reconoce que este metal podría llegar al cuerpo a través de “un montón” de productos, entre otros, aquellos relacionados con pinturas o la producción agraria, pero todos ellos “están al alcance de cualquier persona”, señaló el letrado. Asimismo, advirtió de que, aunque fuese posible el trasvase “post mórtem”, hay datos que revelan que “no se daría en este caso”, entre otras cuestiones, por el hecho de que María Isabel Suárez debería tener unos marcadores en el pelo “que no existen” y unos niveles “altísimos” de cadmio en el hígado que “tampoco había”, recalcó el abogado ovetense, ya que este metal “solo estaba presente en la sangre”.

A la forense también le llamó la atención, según la apreciación de la acusación particular, el “cóctel de medicamentos”, concretamente siete, que se le habían suministrado “a la vez y de forma continuada” a la fallecida, entre los que había cuatro antipsicóticos además de tranquilizantes. y el hecho de que no hubiera un médico que le hiciera el seguimiento.

María Isabel Suárez fue hallada muerta el 28 de junio de 2021 en el domicilio de Luis Lorenzo y Arancha Palomino en Rivas Vaciamadrid (Madrid) y tenía un patrimonio de 60.000 euros en efectivo y una vivienda. Uno de sus hermanos denunció a la pareja al dudar de que la muerte fuera por causas naturales, como certificó el médico en su autopsia preliminar del 29 de junio de 2021. Un análisis de la sangre de la anciana, del 24 de enero de 2022, determinó la presencia de metales pesados.

Compartir el artículo

stats