Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Excarcelado el "cripto-bróker" que ofreció un palacio llanisco en ruinas para avalar su fianza

Investigado por una macroestafa de 800 millones, la Audiencia Nacional rechazó aceptar la finca al considerar que estaba sobrevalorada

El palacio de Pendueles con el que el «cripto-bróker» quiso avalar la fianza de un millón de euros. | Google Maps

El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal ha dejado en libertad a Javier Biosca, investigado por una macroestafa con criptomonedas de más de 800 millones, tras haber considerado suficiente la fianza de un millón de euros consignada este martes por la sociedad sevillana Strong Project. El pasado mes de marzo, apareció un fiador que presentó como aval para la fianza del "cripto-bróker" el ruinoso palacio Mendoza-Cortina de Pendueles, en Llanes, indicando que estaba valorado en 2,4 millones. Sin embargo, el magistrado rechazó aceptar la finca, al considerar que estaba claramente sobrevalorada. Su valor catastral apenas superaba los 400.000 euros, por lo que no servía para avalar, tal como exige la ley, el doble de la fianza solicitada.

No obstante, Biosca ha logrado reunir el millón que le reclamaban. Su puesta en libertad se ha producido tras el informe favorable de la Fiscalía, que en un escrito destaca que procede la inmediata libertad provisional del mismo, sin perjuicio de que pueda investigarse el origen y trazabilidad de dicha cantidad. Biosca, al que se le ha retirado el pasaporte y deberá presentarse ante el juez los días 1 y 15 de cada mes, ha conseguido la fianza de Strong Project, sociedad de responsabilidad limitada registrada en Sevilla en 2011 y dedicada a la explotación de servicios hoteleros, hosteleros y discotecas.

Biosca llevaba en prisión desde junio de 2021. Aunque la cuantía presuntamente defraudada por Algorithms Group, su empresa, está por determinar, a través de las acusaciones particulares los perjudicados a los que representa la abogada Emilia Zaballos reclaman 818,5 millones de euros a esta sociedad. Los delitos que se imputan a Biosca, su mujer y su hijo son estafa, intrusismo, blanqueo, delitos societarios, apropiación indebida y asociación ilícita, tras captar clientes con la promesa de rentabilidades de hasta el 25 por ciento semanal. De acuerdo con las acusaciones, a principios de 2020, comenzó a dejar de pagar a la mayor parte de los inversores, algunos de los cuales son, a su vez, plataformas de inversión en bitcoines atraídas por los altísimos intereses.

Compartir el artículo

stats