Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A juicio por matar a un joven en Llanera al arrollarlo mientras huía de la Policía

El acusado, que afronta 7 años de cárcel y el pago de 580.000 euros, huyó del lugar y se enfrentó a patadas a los agentes locales de Gijón

Los familiares del fallecido, poco después de ocurridos los hechos. | LNE

La Fiscalía solicita penas que suman siete años de prisión, ocho años y medio de retirada del carné y el pago de indemnizaciones que suman 580.000 euros para el conductor que arrolló mortalmente en Llanera a Carlos Jiménez Jiménez, de 22 años, mientras huía de la Policía Local de Gijón. El acusado abandonó a la víctima tirada en la carretera. Circulaba sin puntos y, tras huir de los agentes, primero en coche y después a pie, arremetió contra ellos cuando lograron detenerlo. La vista oral está señalada para este martes, 13 de septiembre, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo.

Los hechos se iniciaron sobre las 12.20 horas del 20 de septiembre de 2021, cuando una patrulla de la Policía Local sorprendió al acusado circulando a toda velocidad por la avenida de Oviedo, en Gijón, a bordo de un vehículo Volkswagen Golf propiedad de la acompañante del conductor. Los agentes le dieron el alto, y el conductor hizo amago de pararse, pero, al llegar a la altura del coche patrulla, aceleró de repente y reanudó la circulación a gran velocidad.

El acusado, perseguido por los agentes, se adentró en la carretera AS-II, realizando maniobras peligrosas en zigzag, con peligro para todos los usuarios. Tras salir de la autovía por la salida 5, circuló de la misma forma peligrosa por la carretera AS-17. Al llegar al kilómetro 19,107, en un tramo recto, con perfecta visibilidad, el acusado adelantó a dos vehículos. Para ello, invadió el arcén derecho y atropelló a Carlos Jiménez, que había salido de su domicilio, situado en el margen derecho de la carretera. No lo pudo ver ni desviarse porque estaba de espaldas.

El joven salió despedido, quedó tirado en el suelo y falleció en el acto. El acusado, en lugar de detenerse, y pese a tener fracturada la luna delantera, siguió adelante hasta la calle Carrión, de Posada de Llanera, donde tuvo que parar por la presencia de un camión. Abandonó el vehículo y salió corriendo. Al verse cercado por los agentes, se tiró al suelo y trató de esconderse.

Luego arremetió contra ellos a patadas y puñetazos, por lo que tuvieron que reducirlo. Dos agentes resultaron lesionados. No presentaba signos externos de influencia de las drogas o el alcohol. No podía conducir vehículos a motor ni ciclomotores por estar privado del permiso de conducir por la pérdida total de los puntos. Nunca realizó el curso ni el examen para su recuperación. El fallecido tenía dos hijos de cuatro y cinco años. El acusado tiene numerosas condenas.

Compartir el artículo

stats