Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estadística desmonta el mito de que los agresores de mujeres son psicópatas desconocidos

Los nuevos datos de feminicidios revelan que los asesinos pertenecen al entorno de la víctima | Los expertos reclaman más educación sexual y reforzar los medios judiciales

Miembros del servicio funerario trasladan un cadáver de su vivienda. EFE

Desde tiempos inmemorables, las mujeres han recibido el mensaje de "cuidado por dónde vas", "no vuelvas sola", "evita los descampados"... Pero el mayor peligro para las mujeres está en su propio entorno, según ha demostrado la nueva estadística de feminicidios fuera del ámbito de la pareja que el Gobierno publicó el lunes por primera vez, de forma pionera en el mundo.

El recuento revela que 19 mujeres fueron asesinadas en el primer semestre de 2022 y el dato más "escalofriante", en palabras de la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, es el que todos los agresores eran conocidos por las víctimas. Se trata de sus propios hijos o nietos, vecinos o compañeros de piso. No hay ni rastro del depredador sexual o psicópata que ataca a desconocidas en los portales o lugares apartados y que está en el imaginario colectivo, debido en parte a algunos crímenes mediáticos. Incluso los dos feminicidios por motivos sexuales que figuran en el recuento fueron cometidos por un vecino y un conocido de la víctima, respectivamente.

Estos datos demuestran que "frente al estereotipo del terror en el espacio público, las mujeres donde tienen más peligro es en sus hogares o en su comunidad", según interpreta Lucía Avilés, magistrada y experta en género. A su vez, Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno contra esta lacra, explica que ha sido la "construcción cultural" la que ha elaborado el mito de que el "hombre es un buen padre de familia y que si agrede, lo hace para restaurar el orden" y que, por tanto, "el peligro está en los extraños, cuando el lugar de más riesgo para las mujeres, en todo el planeta, es su propio hogar". "Esa construcción cultural minimiza la violencia y hace creer a las víctimas que han hecho algo para que el marido les pegue o bien, en violencia sexual, para ser agredidas".

"Frente al estereotipo del terror en el espacio público, las mujeres donde tienen más peligro es en sus hogares o en su comunidad", afirma la magistrada Lucía Avilés

decoration

Las propuestas

Para poner fin a este mito, la publicación de la estadística, que se actualizará cada tres meses, es una "buena herramienta", según los expertos, porque arrojará luz sobre quienes son los agresores y en qué ámbitos atacan.

Asimismo, especialistas como Susana Gisbert, fiscal de violencia de género, señala que "la educación" sexual, que la nueva ley de educación incorpora todas las etapas, "será la vacuna contra cualquier violencia machista". Y en el ámbito judicial propone reforzar los efectivos y que los juzgados de violencia de género asuman todos los feminicidios, lo que requería "un aumento de medios importante".

También Avilés secunda esta propuesta y pide adaptar la ley al Convenio de Estambul, que reclama que todas las violencias machistas sean equiparadas.

Compartir el artículo

stats