Suscríbete Caso Abierto - La Nueva España

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accidente

Trágico final para una regata entre amigos que acaba con un fallecido en Formentera

Una lancha de apoyo con seis personas salió de la zona de fondeo de los veleros en ses Illetes y acabó estrellándose en es Caló de s’Oli. Uno de los tripulantes falleció otro resultó herido grave y los cuatro restantes fueron dados de alta en la tarde de ayer en el hospital

En primer plano rastros de sangre dejados por las víctimas del accidente en la zona de Punta Pedrera. C.C.

Un encuentro entre amigos amantes de la náutica recreativa que aprovechaban el final de la temporada para navegar entre las Pitiusas acabó este jueves de madrugada en tragedia con un accidente que sufrió una lancha de apoyo que se estrelló en es Caló de s’Oli en FormenteraA bordo iban seis hombres de nacionalidad holandesaUno de ellos falleció, otro está herido de gravedad y los cuatro restantes fueron dados de alta en la tarde de este jueves en el Hospital de Formentera.

Una empresa especializada remolca el ‘Elvis’ en es Calo de s’Oli rumbo al puerto de Eivissa. C.C.

Una docena de embarcaciones, veleros y catamaranes, participaban, desde el pasado día 4 y hasta ayer, en esta expedición náutica bautizada como Ibiza Regata, un encuentro privado organizado por un grupo de amigos propietarios de embarcaciones. La mayoría de ellos son extranjeros y se vienen reuniendo cada año en las Pitiusas para recorrer navegando las dos islas. Este año retomaban esta cita, tras el parón provocado por la pandemia, y el pasado miércoles fueron llegando todos a ses Illetes donde fondearon.

Un momento de la operación de remolque de la lancha. C.C.

Pero en la madrugada de este jueves, en torno a las 3.45 horas, seis holandeses que formaban parte de esta regata decidieron, por razones que aún se desconocen, utilizar la lancha neumática de apoyo logístico ‘Elvis’, y cuando se encontraban en la zona des Caló de s’Oli, en Punta Pedrera, se estrellaron contra unas rocas. La lancha quedó empotrada contra el litoral y los servicios de rescate se encontraron los cuerpos de algunos de los tripulantes en el agua. La persona fallecida salió despedida de la lancha y se golpeó la cabeza contra las rocas.

La policía judicial de la Guardia Civil inspecciona la zona. C.C.

Aún se desconoce qué les llevó a embarcarse a esas horas de la madrugada, cuando el grupo de veleros estaba fondeado a lo largo de ses Illetes, de donde zarparon en la mañana de este jueves, tal y como tenían previsto.

Situación en la que quedó la lancha ‘Elvis’ nada más chocar contra las rocas. D.I.

Como consecuencia del brutal choque contra las rocas un ocupante, de 35 años, falleció, y otros cinco resultaron heridos, uno de ellos, de 48 años, de gravedad con politraumatismos, por lo que fue trasladado al Hospital Can Misses, donde fue intervenido quirúrgicamente este jueves y sigue hospitalizado. El resto de las víctimas, de 24, 25, 39 y 41 años, que se encontraban ingresadas en el Hospital de Formentera, fueron dadas de alta este jueves por la tarde, según informó el Área de Salud de Ibiza y Formentera.

Cuando los bomberos llegaron al lugar del accidente se encontraron con una persona muy grave que estaba entre las rocas y el agua. Una vez rescatada, el SAMU 061 empezó a realizar maniobras de reanimación durante 40 minutos ya que había entrado en parada cardiorrespiratoria, pero a pesar de los esfuerzos no pudieron salvarle la vida.

La segunda persona herida grave fue trasladada directamente en el helicóptero del 061, que aterrizó en una pequeña explanada cerca del lugar, en Punta Pedrera, para evacuar a este herido con politraumatismos al Hospital de Can Misses.

La lancha ‘Elvis’, que había sido alquilada a una empresa de chárteres de Ibiza por la organización del evento como apoyo a la regata, quedó inservible y fue la compañía propietaria la que ha contrató a otra especializada en salvamento para remolcarla sobre las 12 horas de este jueves hasta el puerto de Ibiza.

El aviso y el rescate

El 061 recibió el aviso del accidente marítimo, que fue dado por los propios tripulantes de la embarcación siniestrada, sobre las 3.45 horas.

Sobre las 4.15 la dotación los bomberos formada por tres efectivos se personaban en el lugar para ayudar en las labores de rescate, según explicó el Consell de Formentera en una nota de prensa que empezaba "lamentando" el accidente.

Los bomberos sacaron del agua a uno de los heridos con una camilla espinal y colaboraron "con la evacuación y apoyo del resto de víctimas". De hecho alguno de los heridos, menos graves, pudo ayudar al resto en esos momentos tan difíciles. Ayer en el lugar del accidente aún se podían ver abundantes rastros de sangre en las rocas de la orilla.

Diario de Ibiza pudo saber que los tripulantes de las embarcaciones que participan en esta regata privada se encontraban cenando, el pasado miércoles por la tarde noche, en un conocido restaurante de ses Illetes. De hecho, decidieron fondear en esa zona con sus veleros y catamaranes. Entre los participantes había sobre todo holandeses, pero también franceses y españoles. Poquísimas horas después tenía lugar el fatal accidente.

Las hipótesis

Según explican desde la empresa que alquiló la lancha a la organización de la regata, "la zona en la que tuvo lugar el siniestro tiene muy poca visibilidad, con rocas oscuras que sobresalen muy poco del agua. Podría ser, como hipótesis, que los tripulantes creyesen que ya habían pasado esas rocas, pero acabaron chocando contra ellas".

Sin embargo está zona está claramente marcada en las cartas náuticas, ya que en la misma está uno de los campos de boyas regulados del Parque Natural de ses Salines de Ibiza y Formentera, en donde ese día solo había un velero fondeado, por lo que la lancha cruzó todo el campo de boyas hasta chocar contra las rocas de la orilla.

Lo que todavía no se sabe es por qué ese grupo de holandeses decidió utilizar la neumática a esas horas de la madrugada y alejarse de la zona en la que estaban fondeados los barcos participantes de Ibiza Regata, frente a ses Illetes.

En un primer momento la justificación que se dio a la Guardia Civil es que salieron a comprobar el estado de la mar antes de que saliera la flota a navegar. Sin embargo, las mismas fuentes mantienen todas las hipótesis abiertas, incluida la de que decidieran salir simplemente para darse una vuelta, saludar al resto de embarcaciones y luego enfilar hacia Punta Pedrera donde se debieron despistar y chocar.

La policía judicial de la Guardia Civil está llevando la instrucción del caso que ya está en manos del juzgado por el fallecimiento de una persona. Ahora se continuará con la investigación recogiendo el testimonio a todos al resto de tripulantes que han sobrevivido a este accidente.

Compartir el artículo

stats