26 de abril de 2008
26.04.2008

Lo que esconde tu mente

26.04.2008 | 02:00
Una imagen del juego.

Cada vez que oigo a alguno de esos hipócritas demonizadores de videojuegos me entran unas ganas locas de ponerme frente a la consola a disfrutar del producto más bestia que haya llegado a mis manos. Es lo que he hecho esta semana con Condemned 2. Y lo he disfrutado de lo lindo, descubriendo un juego conseguido, cargado de intensa violencia y con una línea argumental repleta de giros. Susto tras susto.

Envuelto en una particular estética fatalista, quizá demasiado oscura, este «survival horror» busca llevarnos al límite. Es cierto que no tiene la carga de radicalidad que el primer Condemned, por aquello de la novedad, pero en líneas generales supera a su predecesor, que ya nos dejó un buen sabor de boca con ese final inesperado. Conviene haber jugado esa primera entrega, porque en esta segunda parte rebuscaremos en buena parte de la trama, con un estilo menos lineal y sumergiéndonos en la historia.

Volveremos así a meternos en la mente enferma del agente Ethan Thomas, que aparece refugiado en el alcohol, huyendo de sus particulares demonios, ocultando secretos. A partir de ahí, una historia elaborada, con unos efectos sonoros dignos de reseñar, porque hacen que sientas miedo de verdad. Los creadores de Monolith han diseñado además en esta ocasión unas técnicas de combate cuerpo a cuerpo brutales. Variedad de combos y diversas opciones para ejecuciones extremas.

La inteligencia artificial de los enemigos ha ganado enteros. Los muy capullos se esconden, parece que estén vivos, sólo con la idea de acabar con nuestra frágil existencia. Condemned 2 es un título que os va a gustar si os van los títulos de acción y terror en primera persona. La opción multijugador se presenta además muy bien acabada, con diferentes modos de juego para disfrutar en plan bestia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine