09 de mayo de 2008
09.05.2008

Un portal de descargas, condenado a pagar 71 millones a Hollywood

El juez imputa a Torrent Spy una infracción de los derechos de autor por permitir el intercambio de archivos protegidos

09.05.2008 | 02:00

Los Ángeles, OTR / Press

La batalla legal entre Torrent Spy, un portal de búsqueda de archivos «torrent» -para su descarga en programas P2P-, y la Motion Picture Association of America (Asociación de Cine Americana, en sus siglas en inglés MPAA) terminó ayer con la resolución del juez favorable a la MPAA. Ahora Torrent Spy, declarado en bancarrota, deberá pagar 110 millones de dólares (71,1 millones de euros) por haber infringido los derechos de autor al haber permitido a sus usuarios intercambiar archivos protegidos con «copyright».


Los abogados de la MPAA demandaron a Torrent Spy en febrero de 2006, acusándolo de haber facilitado el intercambio ilegal de archivos con contenidos protegidos. Desde ese momento el sitio de descargas, creado por los estadounidenses Justin Bunnell y Wes Park, se fue a pique. En mitad del litigio el juez pidió los datos de los internautas que utilizaron los servicios de Torrent Spy. La medida fue considerada por los responsables del portal como una intromisión en la privacidad de sus usuarios, y optaron por borrar todas las direcciones IP que tenían registradas.


Torrent Spy cerró el acceso al portal en marzo de este año, dejando sólo un comunicado explicativo: «La Corte demanda acciones que desde nuestro punto de vista son inconsistentes con nuestra política de privacidad, con las reglas tradicionales de la justicia y con el derecho internacional; por eso ahora nos sentimos obligados a utilizar el último método de protección de la privacidad de nuestros usuarios: el cierre permanente».


La multa que deberá pagar Torrent Spy representa las 3.699 infracciones al «copyright» reseñadas en el juicio, cada una con un valor de 30.000 dólares. Con una sentencia de cuatro páginas ya firmada, de nada le sirvió a Torrent Spy, lleno de deudas y en bancarrota, el haber apelado al derecho a la privacidad de los usuarios registrados. «El ambiente legal en Estados Unidos sobre los derechos de autor, privacidad y peticiones de búsqueda y enlaces de archivos "torrent" en los resultados de las búsquedas es, simplemente, hostil», señala el comunicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook