03 de julio de 2008
03.07.2008

Gonzalo Suárez anima a los jóvenes cineastas a «echarse al monte»

«Espero mucho del cine en el futuro, es una actividad que está empezando», asegura en un homenaje en Madrid

03.07.2008 | 02:00
modem press

Madrid, Modem Press


Gonzalo Suárez animó a los jóvenes cineastas a «a echarse al monte, aprovechando que los medios de producción son ahora mucho más accesibles que hace unos años". El director ovetense fue homenajeado en la IV Edición del Festival de Cine Asturiano, que entregó ayer sus galardones en Madrid.


El premio al mejor cortometraje en asturiano fue para «Espresionistas» de Pablo de María, una fábula sobre Van Gogh en Oviedo; el corto en castellano que se llevó el premio en su categoría fue para «La reconversión de las gaviotas», un testimonio sobre la inmigración de jóvenes asturianos a Madrid que fue ovacionado por el público, compuesto en gran medida por jóvenes asturianos que un día tomaron la decisión, más o menos voluntaria, de dejar el Principado para trasladarse a Madrid en busca de oportunidades.


El festival homenajeó a la actriz Lola Herrera además de a Gonzalo Suárez, quien evocó su andadura profesional y animó a los directores más jóvenes.


Suárez aseguró que «todavía espero mucho del cine en el futuro porque es una actividad que todavía está empezando» y pidió a los directores noveles «mayor entusiasmo» a la hora de realizar sus producciones. El director y escritor asturiano salpimentó su intervención con un ramillete de anécdotas de sus rodajes que despertaron la sonrisa y el aplauso del público.


A lo largo de las más de cuatro horas que duró la «ceremonia» celebrada en el Ateneo de Madrid, los asistentes pudieron disfrutar de una decena de cortometrajes producidos en Asturias en el último año. Gonzalo Suárez hizo entrega a los dos ganadores de sus galardones consistentes en un frutero de cristal que evoca la primera película asturiana rodada en 1905 bajo el título de «El robo de fruta».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook