Oviedo

En 1986 actuaba Xuacu Amieva en Lorient (Francia) con el grupo en el que entonces militaba, «Ubiña». La sesión tuvo un final imprevisto, como en los grandes shows. Y es que la madre del gaitero, Digna, se subió a las tablas a cantar con su hijo y el grupo. Todo un éxito, ante el pasmo del público francés. Pero, como su madre contó ayer, no era la primera vez. Ya habían tenido sus dúos triunfales en algunas localidades asturianas. Un éxito más para una familia, la materna, con mucho músico y cantante.

Y para certificar las grandes virtudes vocales y musicales de Digna, durante el acto de ayer se pudo disfrutar de su gran voz cuando regaló a los asistentes unas estrofas de «Anda y señálame un sitio».