La última entrega de 'Palo y astilla' estuvo protagonizada por Alberto Chicote, que hizo un repaso junto a Mamen Mendizábal de su infancia, su familia, su presente y su futuro. El programa de laSexta permitió conocer el lado más íntimo del televisivo chef, así como a su mujer, Inma, que ejerce de jefa de sala en Yakitoro, su taberna.

La pareja del cocinero habló sobre cómo es su relación compartiendo lugar de trabajo: "Llevo trabajando con él desde hace mucho tiempo y nunca hemos tenido problemas, tal vez porque somos muy parecidos en la forma de pensar en el trabajo", explicó.

La presentadora del programa quiso saber cómo ha sido el cambio en la vida del cocinero: "Le ha cambiado porque tiene mucho menos tiempo, hacemos muchas menos cosas de las que hacíamos antes. Hoy empezaba un nuevo programa, por ejemplo, y anoche no durmió. Esas cosas influyen en el estado de ánimo, en el cansancio...", aseguró Inma.

"También cambias tus costumbres porque antes no le conocía nadie, entraba, salía, hacía muchas cosas y ahora no hace cosas que antes hacía como ir al camping y a la piscina", comentó entre risas. Por su parte, Chicote también reflexionó sobre el hecho de trabajar junto a su mujer: "Creo que es más complicado que las relaciones se vengan abajo precisamente cuando no ves a la persona con la que quieres compartir el resto de tus días".

El programa también habló con Angelina y José María, los padres de Chicote, que le definieron así: "Es maravilloso, muy cariñoso y sensible". "La gente cree que esa mala uva que aparenta en la tele es Alberto, pero no", expresaron los padres del cocinero.

Denuncian un intento de intoxicación en uno de los restaurantes más conocidos del Pesadilla en la Cocina de Chicote

"No comería jamás en este restaurante. No nos intoxicamos de milagro, que asco de comida. El local es sucio, hasta las cucarachas habitan allí, que cerdos", señaló el último cliente que dejó un opinión sobre el local. No fue el único disgustado. "Vaya desengaño y desastroso el restaurante. Debería actuar pronto sanidad", matizó otro. "He ido varias veces. Aunque la comida es bastante mediocre siempre lo hemos pasado muy bien con los guitarristas improvisados que habitan allí junto a los camareros, no lo recomiendo para comer", sentenciaba por su parte un tercer comensal que hacía hincapié en que el local es un lugar "cutre con encanto".

El local actualmente está "trasapasado" según figura en la información que ofrece Wikipedia de los establecimientos por los que pasó Alberto Chicote con su mítica "Pesadilla en la cocina". A pesar de todo el cambio de dueños no parece que haya sentado demasiado bien a este establecimiento. O no era lo único que se necesitaba para levantar el negocio a juzgar por lo que piensan hoy los clientes de La Zapatería, en el barrio Sol de Madrid.