Paz Padilla ha regresado hoy por todo lo alto a 'Sálvame Diario y ha confesado que: "¡Ya estoy incorporada! ¡La niña ha superado el Covid! ¡Estoy Covid-free!". De esta manera ha aparecido en pantalla la presentadora y ha hablado abiertamente de cómo ha sido su experiencia con el virus, algo que empezaba sin síntomas, pero que luego se complicó algo y tuvo que ser ingresada en el hospital.

La humorista ha confesado que llegó un día en el que no podía respirar con naturalidad: "El décimo día no podía llenar bien los pulmones, se me quedaba el aire a la mitad y una amiga médico me dijo que me fuera al hospital a hacerme una radiografía" y por ello siguió los consejos de Jordi Sánchez, su compañero en 'la que se avecina': "Me decía 'no llegues tarde como yo, a la mínima te vas al hospital".

En esos momentos, Paz se asustó bastante porque: "Me asusté porque pensaba '¿Y si esto va a más? No sabes cómo va a reaccionar tu cuerpo...", algo que provocaba las lágrimas de Lydia Lozano, que como bien sabemos ha vivido recientemente la muerte de su hermano por Covid y la presentadora se ha querido disculpar: "Lo siento, quería contar cómo lo he vivido yo".

El reportero de Sálvame Omar Suárez lo confesó esta tarde. "Nuestro compañero Kiko es siempre el más buscado porque no se sabe nunca nada de su vida privada. Es una absoluta incógnita y por eso todo lo que sabemos de él llama la atención". La frase del reportero precedía a un reportaje en el que, 17 años de su grabación, salían a la luz esta tarde imágenes de Hernández saliendo de fiesta por Madrid con Carmina Ordoñez. A pesar de que el propio Kiko ha negado que tuvieran algo este ha sido, sin duda, el tema de conversación de la tarde.

Y es que trabajar en Sálvame hace que en muchas ocasiones los propios tertulianos sean objetivo de sus compañeros.

Regreso a Sálvame

Una semana después del fallecimiento de su hermano Jorge, que llevaba más de un mes hospitalizado por Covid, Lydia Lozano ha vuelto este lunes al plató de 'Sálvame'. Visiblemente emocionada y agradecida por el cariño que ha recibido durante todos estos días, la colaboradora ha charlado con Carlota Corredera sobre este duro golpe. 

Lydia ha confesado que su madre le ha dado el empujón que necesitaba para reaparecer ante las cámaras y regresar a su puesto de trabajo. "Me dijo que tengo que darle normalidad y que le haría mucha ilusión verme, para así encaminar un poco más nuestra vida". ha explicado entre lágrimas. 

Fue el pasado lunes cuando la periodista sufrió la pérdida de su hermano, tan solo un día después de su colaboración en el programa especial sobre Rocío Carrasco: "Fue a la mañana siguiente. Mi hermano ha estado 45 días ingresado por Covid". "Lo sabían todos mis compañeros, todo Telecinco. Nunca dijimos nada porque pensábamos que iba a salir de esta", ha reconocido. 

Lydia se ha roto por completo al hablar de la pandemia que también se ha cobrado la vida de su hermano, catedrático de Periodismo en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y una eminencia en el campo de la semiótica: "¿La gente no se da cuenta de lo que estamos viviendo? Están tan perdidos... Ningún caso es igual. Ves las noticias y hay gente que sigue sin tener la capacidad de quedarse en casa". 

"Ya no es solo la tragedia de la muerte. Es tan triste lo del tanatorio... Que haya un cartel con el que solo se permite entrar a 25 personas, cuando por mi hermano hubieran ido cientos de personas porque era muy querido", ha lamentado. 

"Quiero dar muchísimas gracias a mi ángel de la guarda, Javier. No nos conocemos pero has estado pendiente de mi hermano. También al marido de Belén Esteban, porque ha sido otro ángel de la guarda, a gente de Telecinco y a todos mis compañeros", ha añadido Lydia, que ha sonreído al ver un vídeo que repasaba la extensa trayectoria profesional de su hermano Jorge