José Ortega Cano está viviendo el documental de Rocío Carrasco, 'Contar la verdad para seguir viva', con perspectiva. El torero no está oyendo las declaraciones de la hija de Rocío Jurado porque su médico le ha recomendado estar lo más tranquilo posible y no le viene bien alterarse. Y lo cierto es que mejor que no lo haga, porque aunque todavía no haya hablado largo y tendido de él, sí que ha confirmado ya que su boda con la más grande no fue un acierto.

En estos momentos en los que Ortega Cano necesita más que nunca a su familia, se apoya completamente en su mujer. Ana María Aldón no se ha separado ni un solo momento de su marido, dándole todo su amor y apoyo, y siendo su bastón en un momento muy delicado para él, cuando más se esta cuestionando su faceta como persona y como pareja de Rocío Jurado.

La pareja ha aprovechado su tiempo libre para ir a un conocido centro comercial de la Comunidad de Madrid para desconectar y dar un paseo. En estas imágenes podemos ver como Ortega Cano pasea agarrado de Ana María Aldón mientras que mantenían una conversación de lo más entretenida.

Un alto en el camino, el que tuvo que hacer la colaboradora de televisión para sentarse y descansar un poco ya que eligió para este plan unos tacones que, a juzgar por las imágenes, parece que le hacían daño.

Ana María Aldón habló esta tarde en Viva la Vida y aseguró que "desde hace meses, en concreto desde enero, se le pone un dolor por las tardes en el pecho que no saben de donde viene". "Le han hecho todo tipo de pruebas pero no dan con la tecla de lo que tiene", afirmó Aldón haciendo hincapié en que están pasando en un mal momento.

Mucha tensión se vivió esta tarde durante la emisión de Viva la Vida, el programa del corazón que Telecinco emite los fines de semana y ahora también los festivos como hoy Viernes Santo. La presentadora del formato, Emma García, ha tenido que parar al colaborador Diego Arrabal cuando este estaba criticando la actitud de quienes critican a Antonio David Flores. "Es que escucho ciertas cosas y me dan ganas de vomitar", dijo Arrabal. Terelu Campos, amiga íntima de Rocío Carrasco, no pudo evitarlo y salió en su defensa gritando. "Comentarios así no se pueden tolerar".

La tensión fue en aumento hasta que Emma García se vio obligada a parar el programa. "Vamos a opinar todos y a respetarnos. A mi nada me da ganas de vomitar pero tengo que parar el programa, nos vamos tres minutos, pido perdón a los espectadores por lo que han visto y volvemos ahora mismo", afirmó poco antes de dar paso a publicidad.

Si hay algo a lo que estás expuesto en la pequeña pantalla es a la presión de la audiencia. Y hay gente a la que unos colaboradores le caen bien y otros no tanto. Eso es lo que le pasó hace días a Isabel Rábago, que fue abucheada en redes sociales por su enfrentamiento con Diego Arrabal. De hecho muchos llegaron incluso a pedir su despido. "No la aguantamos", decía un espectador.

Están siendo momentos complicados para los profesionales de Mediaset. El estreno dentro de varias horas (esta misma noche) del documental sobre la vida de Rocío Carrasco ha obligado a muchos a posicionarse. La misma Ana Rosa Quintana lo hizo hace unos días. Hoy ha sido Emma García la que ha tenido que hacerlo. Pero antes ha querido llamar la atención de todo el mundo parando su programa en medio de una discusión. "Ya no puedo más, voy a pediros a cada uno que respetéis las opiniones de los demás. De los que están a favor de la madre, de los que están a favor del padre y de los que estamos en medio. Un documental como este no nos puede generar tanta tensión", afirmó visiblemente enfadada.

Pero no es de lo único que se ha hablado yo en el programa. Llevan meses bromeando con el tonteo que hay entre ambos, pero lo cierto es que según van pasando los días vemos una futura relación sentimental que puede llegar a ser muy próspera. Hablamos de Terelu Campos y Juan Luis Galiacho, dos colaboradores de 'Viva la vida' que, aunque no quieran, todo el mundo desea que empiecen una relación de pareja y parece ser que no van por mal camino.

Hoy, el programa ha cebado hasta última hora de la tarde que tenían un material fotográfico de dos personas muy famosas de este país... finalmente, era Emma García quien confirma que se trataba de estos personajes anteriormente mencionados. Los dos disfrutaron de una cena privada, solos, y en el centro de Madrid.

Terelu Campos ha explicado en plató que: "se trata de una cena, Juan Luis me invitó a cenar, cenamos los dos solos, nos hizo la foto el camarero, somos compañeros y tuvimos unas charlas estupendas... casi nos saltamos el confinamiento. Hablé muchísimo". Por su parte, Galiacho ha asegurado que: "Fuera de plató, Terelu es súper agradable".

Viva la Vida ha conseguido hacerse con un gran hueco en la programación de Telecinco. Lo que nació siendo un espacio llamado “Que tiempo tan feliz” en el que María Teresa Campos recordaba cada semana la vida y milagros de alguien famoso ha acabado convirtiéndose en esta última y nueva etapa en un programa más del corazón de la principal cadena de Mediaset España. Pero el camino ha sido largo hasta aquí.

Lo que parece que tenían claro en Mediaset una vez que se cumplió el contrato de María Teresa Campos para los fines de semana es que querían ampliar el público a gente más joven y, a la vez, conseguir un programa que completara a Sálvame o a Socialité y que pudiera generar polémicas, hablar de los reality de la casa y además hacer famosa a gente para que participara en este tipo de programas y luego sus compañeros tuvieran algo de que hablar.

Así el programa fue presentado en un primer momento por Toñi Moreno, que no volvió hasta las vacaciones de Emma García. Pero ellas dos no han sido las únicas que se han sentado en el centro de este programa en el que también ha estado con un papel más que destacado Sandra Barneda, la periodista, presentadora y escritora condujo varios programas durante el aislamiento por Covid de Emma García. Algo que no sentó nada bien en el formato porque incluso algunos espectadores llegaron a preferir a Sandra antes que a la propia Emma, que no cae demasiado bien.