Antonio David lo está pasando mal. Desde la emisión del programa "Rocío. Contar la verdad para vivirlo", todo le sale más al exguardia civil. En las últimas semanas ha perdido su trabajo como colaborador televisivo y ha visto cómo su hija, Rocío Flores, rompía su silencio para pedirle a su madre, Rocío Carrasco, que contestase a sus llamadas telefónicas.

Esta situación ha conllevado una inevitable situación de estrés y nerviosismo en Flores, que también se refleja en su estado físico. En sus últimas apariciones, se le ha podido ver más delgado de la habitual y con el rictus serio. Algo totalmente entendible dadas las circunstancias.

Todo comenzó hace unas semanas, cuando se emitió el primer programa de "Rocío. Contar la verdad para vivirlo", en el que Rocío Flores repasa su vida, haciendo especial hincapié en su relación con Antonio David. Y es que la caricatura que hace la hija de Rocío Jurado del que fuera su marido, no le deja en muy buen lugar. Le acusa de haberle hecho la vida imposible y de maltratarla, tanto física como psicológicamente.

El relato de Rocío Carrasco ha tenido gran trascendencia. El programa ha cosechado importantes cuotas de audiencia. Los mensajes de apoyo a la hija de la cantante en redes sociales se cuentan por miles. Hasta la ministra de Igualdad, Irene Montero, llegó a defender a Carrasco.

Pese a que Carrasco sostiene que los episodios de maltrato fueron constantes, no hay denuncias condenatorias sobre Antonio David por este tipo delictivo. Es a lo que se agarra el exguardia civil para defender su inocencia. Eso y los testimonios de sus hijos, que defienden a capa y espada la imagen de su padre. Pese a ello, Telecinco decidió prescindir del que fuera su colaborador durante años.

Precisamente sus hijos pueden darle ahora el enésimo disgusto a Antonio David. Y es que Rocío Flores, la mayor, ha salido en televisión en los últimos días pidiendo a su madre, con la que no tiene contacto, que el devolviese las llamadas; un claro gesto de acercamiento en una relación que lleva fría muchos años.