Ser reportero de un programa del corazón no es nada fácil. Correr detrás de los famosos pone a los periodistas a veces en situaciones un poco complicadas como la que tuvo que vivir esta mañana uno de los jóvenes que trabaja en el programa Socialité que presenta María Patiño durante las mañanas del fin de semana (los sábados y los domingos en Telecinco). Uno de los temas estrella de hace varias semanas era la supuesta deuda que el exconcursante de Supervivientes y colaborador de Mediaset José Antonio Avilés tenía con una trabajadora de la casa. Debía 400 euros.

Cuando estaba a punto de acabar el programa la joven que reclamaba el dinero confirmó que ya había recibido 350 euros por lo que Avilés ya sólo le debía 50. El hecho es que desde la dirección del programa decidieron que, dado que el propio deudor tenía que presentarse en Mediaset para participar en el programa Viva la Vida en el que trabaja (y que se emite esta misma tarde) sería buena idea mandar a un reportero a la puerta de los estudios de Telecinco para tratar de dar con Avilés.

El reportero en cuestión conectó con el plató cuando apenas quedaban tres minutos para que finalizara el programa de María Patiño y empezara el informativo de fin de semana. En televisión los tiempos son sagrados sabía que no tenía demasiado tiempo por lo que confesó que había ido a la carrera por los pasillos de la casa. “No puedo ni respirar”, acabó confesando el joven ante la atenta mirada de María Patiño desde plató.

Socialité ha logrado convertirse en uno de los programas referentes en el mundo del corazón. Y lo ha hecho en parte gracias a las imágenes que conseguían emitir en exclusiva como las de Malú y Albert Rivera saliendo del hospital, y en parte gracias a la labor de los reporteros del programa. No hay que olvidar que Alexia Rivas fue una de las más famosas de todo Telecinco en el momento en el que protagonizó el vídeo en el que pasaba con poca ropa detrás de Alfonso Merlos.

La joven provocó la separación de Merlos y Marta López y uno de los casos de los que más se habló en televisión. La chica acabó abandonando Socialité y dejó detrás su trabajo demandando incluso a la cadena que la había hecho famosa. Habrá que ver si Alexia tiene ahora ganas de volver a correr por los pasillos de Mediaset.