Rocío Carrasco regresó este miércoles a Telecinco para explicar algunos de los aspectos más destacados más relevantes del testimonio sobre su vida. La hija de Rocío Jurado recordó la agresión que sufrió por parte de su hija, Rocío Flores, en el verano de 2012, uno de los episodios más duros de su vida: "No podría denunciar a mi hija porque es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida. Siempre la he querido proteger".

“Ese día Rocío me agrede y yo termino en un hospital, pero no era ella la que me pegaba, era su padre. Porque quiero dejar claro ya desde el principio que mi hija fue verdugo porque antes fue víctima de esa persona (Antonio David Flores). Y era muy vulnerable", relató Carrasco, pidiendo públicamente que no se le ataque, ya que la culpa la tiene su padre.

A lo largo del programa, Carrasco recibió mensajes de "gente de diversos ambitos", en su mayoría, rostros conocidos del mundo de la televisión. Una de las personas que conectño fue Fayna Bethencourt, expareja de exconcursante de 'Gran Hermano' Carlos Navarro, conocido como el Yoyas, que ha sido condenado a seis años de prisión por violencia machista.

"“Nunca dudé de ti. Un animal herido reconoce a otro animal herido”, comenzaba su intervención

Yolanda Ramos también protagonizó este miércoles uno de los momentos más destacados de la entrevista de Rocío Carrasco. Durante su videollamada, la cómica desveló una dura historia personal entre lágrimas: "A nosotras no nos han dejado ser, y me cago en su madre. A mí nunca me han maltratado físicamente, pero sí moralmente".

"No te creí cuando me dijiste que tu hija habías tenido lo que tuviste y creí que exagerabas porque como tantas otras hemos sido de alguna manera maltratadas. Me habían dicho, cuando yo cantaba mis derechos, que era exagerada. Quiero decir con eso que a algunas no nos han pegado pero no nos han dejado ser", continuó diciendo la cómica.