Tras su paso por Asturias, los concursantes de Masterchef no se han ido muy lejos para su próxima prueba de exteriores. A apenas unos kilómetros de la frontera del Principado. Más concretamente, a la estación invernal de San Isidro. Allí estuvieron cocinando el pasado febrero, junto al chef leonés Juanjo Losada, para dar de comer a unos 200 esquiadores.

La promoción emitida por TVE del próximo programa hace pensar que el asunto apunta maneras. Además de a las dificultades propias del cocinado, los aspirantes deberán enfrentarse también a las bajas temperaturas. Y es que cuando los concursantes rodaron el episodios, el pasado febrero, la estación de San Isidro, los termómetros marcaban dos grados bajo cero. La sensación térmica era de 12 grados bajo cero.

En este programa los aspirantes a chef deberán cocinar un menú a base de platos típicos leoneses: menestra con caldo de garbanzos y huevo poché y caldereta de lechazo con boniato. Además de por los expertos cocineros del jurado (Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nájera), los aspirantes estarán asistidos por el reputado chef leonés Juanjo Losada.

En total, tendrán que dar de comer a 200 esquiadores, lo que, de conseguirlo, supondrá un récord para el programa.

Con este capítulo Masterchef regresa a la parrilla de TVE, tras una semana de parón. Y es que el martes pasado, la televisión pública decidió no emitir el concurso para ofrecer una amplia cobertura de las elecciones autonómicas de Madrid. La decisión fue ampliamente criticada por la audiencia en redes sociales.

En el anterior episodio emitido, los de Masterchef visitaron Gijón para cocinar en el Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos. Allí, los aspirantes a chefs elaboraron un menú con marcado sabor asturiano compuesto por una sopa de marisco, carne con salsa cabrales, pixín en salsa y arroz con leche. Precisamente, la pronunciación que hicieron los jueces del pixín, al que llamaron reiteradamente "pichín", fue objeto de numerosas mofas en la red.