"Atención, estafa". Esto es lo que están advirtiendo a través de las redes sociales muchos usuarios. Se trata de un nuevo caso de "phising" que busca el engaño a través de la popular plataforma de streaming Netflix.

Todo comienza con un correo electrónico. El usuario recibe un mensaje en el que le advierten de problemas con su suscripción a Netflix. "Lamentamos la interrupción, pero tenemos problemas para autorizar tu pago con tarjeta", comienza el correo, que acaba advirtiendo que tras la introducción de los datos verificará nuevamente su tarjeta de pago.

Cuando hace click en el enlace propuesto para tratar de solucionar el problema, se llega a una nueva página. Aparentemente es Netflix: tiene la misma estética y apariencia. La trampa se descubre si uno se fija en la dirección web a la que se ha accedido. No se llama Netflix, es Neetfliix. Es ahí donde muchos de los que han recibido el correo se han dado cuenta de la trampa.

En esta web falsa, se pide la introducción del correo electrónico y contraseña con el que el usuario se registró en la popular plataforma de vídeo online. Si la víctima cae en la trampa, habrá facilitado a los estafadores los datos con los que pueden acceder a su cuenta real de Netflix. Con ellos, los cacos pueden no sólo "secuestrar" la cuenta del afectado, sino también acceder a los datos bancarios con los que paga su suscripción.

Esto es un caso de "phising". Se trata de una práctica muy habitual en la web y consiste en estafar a personas haciéndose pasar por otra persona, empresa o servicio de confianza. En la mayoría de los casos, estas suplantaciones tiene como fin el beneficio económico. Si bien, hay ocasiones en las que el delincuente trata de obtener imágenes comprometidas de la víctima o, incluso, acceso a su ordenador.

Según los expertos, para tratar de evitar este tipo de engaños, la mejor receta es la precaución y el sentido común. Hay que ser especialmente cauto cuando se reciben peticiones de datos personales. Hay que tener mucho ojo, sobre todo, con los emails que se reciben de bancos. Es donde los cacos tratan de incidir más.

La cyberdelincuencia es un fenómeno global y en crecimiento. En España la tasa de delitos comunes disminuye año a año; si bien, la de delitos cometidos en la red está en continuo aumento. Esto se debe a varios factores. Uno de los principales es que un ladrón que actúa en internet es mucho más difícil de identificar. Además, también puede actuar en cualquier parte del mundo desde su casa. De hecho, en muchas ocasiones, la Policía detecta que los delitos registrados en internet se cometen desde fuera de España.

Pese a las dificultades que conlleva luchar contra este tipo de delincuencia, la Policía cuenta cada vez más con expertos especializados en la persecución de estos fraudes.