Una liposucción de 5.000 euros, una banda gástrica de 8.000 euros y hasta 5.000 euros en un aumento de pecho. El programa Viva la Vida, que presenta Emma García los fines de semana en Telecinco, desveló ayer todos los retoques estéticos a los que se ha sometido a lo largo de los últimos años Anabel Pantoja, sobrina de la cantante Isabel Pantoja y colaboradora de Sálvame. Se trata de grandes cantidades de dinero que se habría gastado la joven que, además de trabajar en televisión, consigue importantes cantidades de dinero gracias a sus seguidores en redes sociales.

La semana pasada Pantoja protagonizó una crisis interna en Sálvame. El programa ha decidido expulsar a dos de sus colaboradores más populares por su mal comportamiento en antena. A la dirección de uno de los espacios televisivos más vistos de Telecinco no le ha temblado el puso para tomar esta drástica decisión. Los afectados son Rafa Mora e Anabel Pantoja, que estarán una semana fuera del programa

"Tras visualizar horas de grabaciones, la Cúpula de Sálvame ha tomado una decisión. Existen comportamientos que esta productora no va a permitir ni ahora, ni en el futuro. La falta de respeto, calificaciones sobre problemas físicos, amenazas, en definitiva, las actitudes tabernerias, no tienen cabida en Sálvame. Esto no es una reunión de amigos ni la selva. Esto es un programa de televisión con límites que no se pueden sobrepasar. A veces hemos sido benevolentes pero esto va a acabar. La cúpula os pone la misma sanción a los dos: quedáis suspendidos de empleo y sueldo durante la próxima semana", ha explicado el programa sobre la dura sanción.

Todo comenzó por una fuerte discusión entre ambos en un programa. La disputa fue subiendo de tono, hasta el punto que ambos estuvieron a punto de llegar a las manos. De hecho, tuvieron que ser separados. La cosa llegó hasta el punto que acabaron por lanzarse insultos metiendo a las familias de por medio. Mora insinuó que Anabel era una enchufada por su apellido Pantoja, una acusación de la que ella se defendió asegurando que su madre trabaja para la administración.

Esta no es la primera vez que la dirección de Sálvame toma una decisión así.