Sálvame tiene desde hoy nuevo colaborador. Antonio Canales, el bailarín que participó este año en Supervivientes y que fue una de las figuras del flamenco en nuestro país, se ha estrenado esta tarde en el programa de máxima audiencia de Telecinco. "Me hace una ilusión tremenda porque yo le seguía mucho", confesaba esta tarde antes de presentarlo Paz Padilla, la conductora del formato cuando no está al frente Jorge Javier Vázquez o Carlota Correder,a que ya se ha convertido en su sustituta número 1.

Antonio Canales ha estado en 'Sábado Deluxe' y ha hablado de todo lo habido y por haber. El bailaor flamenco se ha mostrado muy generoso con el programa y no ha puesto impedimento para tratar uno de los temas más delicado: su pasado. Y es que como ya sabíamos, aunque no con detalles, había pasado una época muy mala y hoy se ha abierto en canal.

Primero ha hablado sobre su separación: "Yo tuve una tragedia de amor cuando me separo de Mamen y pierdo a una persona muy importante en mi vida. Había muerto mi hermana, mi hermano, mi padre, con la separación lo superé todo, pero con esto que me pasó no pude remontar. Había una tercera persona, no lo voy a sacar, aunque lo sabe toda la gente. Yo me separo de mamen porque había una tercera persona por mi parte, era un hombre. Yo decidí irme con mi madre porque yo estaba enamorado de esta persona. Esta persona, este muchacho se va y al poco tiempo se estaba casando sin decirme nada con una mujer".

A partir de entonces, Antonio Canales entra en un bucle difícil de salir: un jugueteo con las drogas por su estado de ánimo: "A partir de ahí llevaba una vida terrible de drogas, de no querer bailar, tuve que pedir ayuda... no eran juergas, empecé a ir a los casinos, me tuve que denunciar para que no me dejaran pasar. Yo derroché una fortuna, tenía a tres gestorías llevándome los asuntos. No lo perdí todo porque mi mujer y mi padre me fueron quitando para recuperarlo. Hay muchos momentos lindos porque cuando llego a casa después de recuperarme mi padre había recuperado muchas cosas que había vendido".

De hecho, el bailaor ha contado que necesitó de un tratamiento para salir de ese bucle: "Estuve en un centro muy conocido, no llegó al mes porque el doctor me aconsejó que podía estar en cualquier lugar mientras teníamos una sesión por semana. Decido pedir ayuda cuando estaba en un balcón y pasó la virgen y me estaban cantando una sevillana y de repente fue tal lo que me entró en el cuerpo que le dije a mi madre 'ayudarme'".

Confirma que mintió

Antonio Canales se ha sentado en el Deluxe y ha hablado abiertamente sobre su vida, zanjando la polémica que ha habido estas últimas semanas sobre sus palabras en 'Supervivientes 2021' cuando negó que Fidel Albiac se había quedado en su casa cuando Rocío Carrasco tuvo el accidente del coche.

El exconcursante de 'Supervivientes' ha asegurado que no dijo la verdad porque pensaba que Rocío Carrasco no lo había dicho públicamente y como fue algo que se llevó con discreción, no quería traicionar a nadie: "Yo estaba ajeno a lo que estaba ocurriendo y pensé en no hablar de mis compañeros, ni de la privacidad de Rocío y Fidel. Son familia mía y no quería darte una noticia que pudiera malinterpretarse. Sin saberlo se ha liado la de dios. A ellos no les gusta que hable de ellos, no me da la real gana hablar de ellos. Ni Fidel estaba concursando allí, ni nada de nada. Cuando llego aquí me dicen en casa que mire el documental y veo que Rocío dice en el documental que estuvo en mi casa, dijo la verdad, pero si yo llego a saber eso, me desdigo, pero yo no sabía que lo había contado Rocío".

El bailaor flamenco ha hablado también de la gran amistad que tenía con Rocío Jurado y Pedro Carrasco. Tanto es así que Antonio ha asegurado que la más grande era como de su familia porque fueron muchos los años que estuvieron juntos en el mundo del espectáculo.

Antonio ha recordado la última gala de Rocío Jurado en la que el participa y ha asegurado que la artista le confesó que se estaba muriendo: "Esa gala fue la primera que hicieron Rocío y Fidel, apartaron un poco a Fidel, me dijo 'compadre, me voy a morir' y a los seis meses se fue. Me dijo 'Antonio mío, me voy a morir'. Yo la veía cantar con esa fuerza que tenía... ella tenía una tristeza en su mirada muy grande cuando entré a verla me dijo 'mira la de manchas que me han salido por todo el lado', ella sabía que se estaba haciendo algo muy grande. Tuvo dos días de grabación muy duros".