Dice el refrán que "cuando algo funciona, vale más no tocarlo". No han opinado así los directivos de Antena 3 cuando decidieron cambiar de fecha la emisión de "Mi hija", la última telenovela turca de moda en España. La decisión no gustó para nada a los seguidores de la serie, que han cargado contra la cadena: "Lo habéis hecho fatal".

El follón se montó cuando Antena 3 decidió cambiar de día la emisión de "Mi hija", que ahora se emite los domingos. El nuevo horario no gustó a muchos de los fans, que además se quejan de los horarios. Y es que la cadena nacional emite tres capítulos en los días de emisión. Comienzan a eso de las 22.00 y terminan pasadas las 2 de la madrugada.

Esta franja horario no gusta a los telespectadores, que creen que una serie como ésta, de carácter familiar, debe emitirse más temprano para facilitar que los niños, que al día siguiente tienen colegio, puedan seguirla.

El mosqueo de algunos fans de la telenovela turca es tal, que han llegado a amenazar con organizar un boicot.

Sea como fuere, lo que está claro es que "Mi hija" está siendo un rotundo éxito en España. Se une así a una ya larga lista de grandes éxitos otomanos en la pequeña pantalla española. Y es que la industria audiovisual turca se ha destapado como una de las gigantes del mundo en los últimos años. La telenovela es el buque insignia de las producciones del país.

Con el auge de las producciones turcas, en España han ganado en popularidad algunos de los protagonistas de las emisiones que triunfan en el país. Destaca, por encima del resto, Can Yaman. El galán turco se ha convertido en toda una estrella. No sólo aquí. También en el resto de Europa, donde sus series han sido también muy bien recibidas por el público.

Una clara muestra del éxito de Can Yaman en España es que cuando en 2019 visitó el país tuvo que ser escoltado por la Policía. Y es que cuando el artista se trasladó por Madrid para participar en diversos programas de Mediaset llevaba tal cola de seguidoras detrás, que fue necesaria la intervención policial para permitirle circular.

Turquía se ha destapado en los últimos años como una de las grandes potencias mundiales audiovisuales. Exporta sus producciones a numerosos países de Europa y de Sudamérica. El género que más cultivan las productoras otomanas es la telenovela.