A Ana Obregón se le acumulan los disgustos. Cuando aún no se había repuesto de la pérdida de su hijo, hace unas semanas tuvo que despedir a su madre, fallecida a los 89 años. Coincidiendo con el que hubiese sido su 90 aniversario, la presentadora madrileña le ha dedicado un emotivo vídeo acompañado de una carta.

"Querida Mamá, hoy cumples 90 años. Para los que no tuvieron la suerte de conocerte, quiero decirles que eres y has sido la mejor madre del mundo. Literal. Mi ejemplo de generosidad, ternura, dulzura y humildad. Viviste con una ausencia total de egoísmo. Nunca pensaste en ti. Siempre tus cinco hijos, tus once nietos, tu bisnieto y tu marido estaban antes que tú. Como decía mi Aless, cuando al final te vas lo único que te llevas es el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres. Y tú nos has dedicado toda tu vida. Gracias Mamá. Perdóname si no te lloro todo lo que te mereces. Es que ya no me quedan muchas lágrimas. No te preocupes, estoy cuidando de Papá con el mismo amor que tú me enseñaste. Hoy soplarás las velas con mi hijo en algún lugar lejano, en ese momento el cielo resplandecerá y ese rayito de luz y amor iluminará por unos segundos la absoluta oscuridad en la que me encuentro sin vosotros".

La emotiva misiva de Ana Obregón ha cosechado miles de "me gusta" en su cuenta oficial de Instagram. También de comentarios, en la que los muchos amigos y seguidores

"Qué bonitas imágenes, amada Ana! Love y paz!", le ha dedicado Boris Izaguirre. "Ánimo luchadora", la ha dedicado el diseñador Alejandro de Miguel. Otros famoso, como Tamara Gorro, han prefiero optar por emoticonos en forma de corazón para mostrar su apoyo a la madrileña.

La vida se ha ensañado con Ana Obregón en el último año. En 2020, en plena pandemia, falleció su único hijo, Aless Lecquio, a causa de un cáncer con el que estuvo luchando muchos meses. El mes pasado fue su madre la que falleció a los 89 años.

Tal y como reconoce, no pasa por el mejor momento de su vida. Pese a ello, siempre tiene un buen gesto o una sonrisa para sus seguidores y amigos. Tanto en las redes sociales como en plena calle.

Quizás por este motivo Ana Obregón es uno de los rostros televisivos más queridos. Tanto por la audiencia como por sus compañeros. Ese fue uno de los valores que le hicieron ser el rostro de las campanadas de Fin de Año de Televisión Española durante mucho tiempo.

Este año volvió a asomarse al balcón de la Puerta del Sol para comer las 12 uvas. En ese momento también tuvo un recuerdo para su difunto hijo.