Irene Roales se ha sentado esta tarde en 'Viva la vida' y lo cierto es que ha pasado un momento bastante complicado cuando se ha enfrentado con José Antonio Avilés porque según el colaborador el culpable de que todo esté saliendo a la luz en el universo Cantora, es Kiko Rivera.

Como no podía ser de otra manera, Irene Rosales ha defendido con uñas y dientes a su marido y ha hablado también del bautizo del hijo de este, Francisco Rivera: "Este tema lo quiero tocar con respeto por el estado de Jessica. El bautizo y comunión fue maravilloso, al ser padre separados, Jessica ha sido la que se ha encargado de todo, desde aquí agradecerle que nos haya invitado a su fiesta".

De Paula Echevarría a Kiko Rivera: El sorprendente producto de Belén Esteban que triunfa entre los famosos A.D./ Instagram

La colaboradora ha asegurado que Jessica Bueno se portó muy bien con ellos: "Con nosotros se portaron muy bien, obviamente cuando el niño venga, Kiko le hará su fiesta en Sevilla. Cuando él dice que ha estado ocho años aguantando, no lo dice por Jessica, les ha costado mucho llegar hasta el punto donde están, se llevan muy bien por el niño. Yo a Kiko le digo muchas veces 'yo no haría esto, no iría a este programa, yo no se qué'. Él entró porque no quería problemas con la madre del niño".

José Antonio Avilés le ha recriminado a Irene Rosales que sea su marido el que se esté sentando en los platós de televisión hablando de su madre y de los problemas con esta, algo que la colaboradora ha asegurado que hay que ponerse en su piel: "Si yo fuera Kiko Rivera y me sintiese traicionada por mi madre, habría que ver qué haría".