Paz Padilla no ha tenido reparos en defender a Rocío Flores por las repercusiones de la emisión del documental de su madre, Rocío Carrasco. La presentadora recibió numerosas críticas, pero la peor de todas fue la petición de su despido. Padilla recibió críticas recientemente por cuestionar a Jesús Sánchez Martos al hablar de las vacunas en Sálvame, pero el miércoles 14 la indignación fue superlativa porque se enfrentaba a Ana Rosa Quintana, que ha abroncado a la hija de Antonio David Flores por su mala actitud en su programa y a Carlos Sobera, que también tuvo que pararle los pies en Supervivientes 2021. Rocío Flores está en un momento muy delicado de su vida: Rocío Carrasco la ha acusado de darle una paliza en su documental, Rocío: contar la verdad para seguir viva; su madrastra, Olga Moreno, recibe duras críticas por su participación en Supervivientes; David Flores, su hermano, declaró en un juicio contra su madre y su último varapalo fueron las declaraciones de su tía y principal apoyo, Gloria Camila que también cargó en televisión contra su madrastra.

La presentadora asegura que Rocío Flores está sufriendo un "acoso y derribo" por parte de la prensa desde que comenzó la emisión de la docuserie de su madre: "Esta chavala ha tenido situaciones de estrés muy gordas ahora, la persigue la prensa mañana, tarde y noche, se habla de ella en las redes. Hay que ser muy adulto y muy equilibrado para que no te afecte todo", alegó Paz Padilla.

“Es muy joven y está viviendo una situación de estrés gorda, de tener que pedir ayuda. Hay que tener un poquito de humanidad, que a veces cuando hablamos creemos que somos jueces y dictamos sentencia y no vemos la realidad“, proseguía diciendo la conductora de Sálvame. Sus palabras enervaron a Kiko Hernández y Miguel Frigenti.

Frigenti le respondió rotundo: “la humanidad no es quitarle el trabajo a la gente como ha hecho ella”, refiriéndose a los vetos que ha puesto Flores a colaboradores como Belén Rodríguez o Paloma García Pelayo y presentadores como Jorge Javier Vázquez. “Nadie la obliga a estar ahí. Si fuera investigadora del CSIC no le pasaría esto”, añadía Kiko Hernández.

El momento más crítico llegó cuando Paz Padilla llevó la contraria a Cristina Soria, la coach de Sálvame por ser demasiado dura cuando analiza el comportamiento de Rocío Flores. La audiencia llegó a pedir el despido de la presentadora.