Irene Rosales no está pasando por su mejor momento, así lo expuso públicamente en 'Viva la vida' cuando avisó a todos los espectadores de que dejaba el programa. La polémica de su marido con Isabel Pantoja, la muerte de sus padres y todo lo que eso ha conllevado han llevado a la que fuera colaboradora de televisión a una situación límite y necesita descansar mentalmente.

Ahora, hay muchos rumores, uno de ellos es que está enfadada con Kiko Rivera por comprarse un coche de casi 90.000 euros y que debido a todo lo que está pasando en sus vidas, están pasando por una crisis matrimonial.

Irene Rosales desmiente rotundamente que le haya dado un ultimátum a su marido Kiko Rivera, información que ha dado Lydia Lozano estos días en televisión: "No sé de dónde habéis sacado esas cosas, es totalmente incierto. Y mucho menos nada de amistades". La que fuera colaboradora de televisión insiste en que todo está bien en su matrimonio: "Estamos mejor que nunca y simplemente he pedido que necesito quitarme de la televisión y ha dado la casualidad de que alguien se ha inventado esto. Quiero apartarme de todo esto. No hay nada de crisis, no hay nada de nada".

También ha aprovechado para desmentir que se haya enfadado con su marido por haberse comprado un coche: "Nada, para nada". Y sobre el patrimonio de su marido, Irene responde con sentido del humor: "Si tiene un millón de euros que me de un poquito".

Kiko Rivera.

Kiko Rivera guarda silencio ante las críticas

Muchas han sido las críticas que ha recibido Kiko Rivera por la adquisición de su nuevo coche. Además, el dj está soportando cómo muchas personas cuestionan su relación sentimental con Irene Rosales, ya que desde que esta dejó 'Viva la vida' se ha asegurado que existe una crisis matrimonial entre ambos y que es ahora cuando están más distanciados que nunca.

El hijo de Isabel Pantoja, acostumbrado a que se hable de él, no ha querido responder a las preguntas que le han realizado los medios de comunicación sobre todo lo que se ha dicho de él desde que ha mostrado en redes sociales su nuevo coche. Tampoco ha querido aclarar si su mujer está molesta con él por la compra de este coche y se muestra bastante serio ante las cámaras.

Eso sí, no todo son malas noticias porque Kiko Rivera está viviendo un momento muy dulce desde hace días por tener a su hijo Francisco consigo. Tal es la felicidad que siente, que ignora las preguntas de la prensa sobre los comentarios que han hecho públicamente las Mellis afirmando que su relación con Irene Rosales está actualmente muerte.

Ya sabemos que Kiko Rivera ha tenido uno de los años más difíciles de su vida tras tener que denunciar a su tío, Agustín Pantoja, descubrir las mentiras de su madre y ver como ésta apoya públicamente a su hermano en los juzgados. Aún así, el dj sigue luchando por su vida y por la de su núcleo familiar sin hacer caso a los rumores que intentan debilitarlo.