José Ortega Cano lleva un año que no se lo desea a nadie. Día sí y día también, su nombre ha sonado con más fuerza que nunca en los medios de comunicación tras la emisión del documental de Rocío Carrasco, en el que se afirmó que no había sido una buena idea la boda entre éste y Rocío Jurado. Unas declaraciones que le hicieron mucho daño al diestro, pero que siempre se mostró con una sonrisa ante las cámaras.

Además de esto, el torero ha tenido que soportar en las últimas semanas como otro conflicto familiar se apoderaba de su protagonismo, su hermana Conchi arremetía públicamente contra Ana María Aldón al asegurar que ésta no le cogía el teléfono. Y es que el diestro era operado del corazón tras encontrar algunas irregularidades y estuvo varios días delicado, por eso ahora es momento de desconectar y poner tierra de por medio.

El padre de Gloria Camila se ha marchado a su querida Chipiona, tierra que le recuerda al completo a su difunta mujer, Rocío Jurado, y se ha dejado ver disfrutando como un niño montado en una bicicleta. No cabe duda alguna de que Ortega quiere evadirse de todo lo que se está diciendo de él y vivir, pero vivir tranquilo.

Y es que es muy importante para toda la familia Mohedano que sepan descansar este verano porque en otoño llega la segunda parte del documental de Rocío Carrasco. En él, la hija de la más grande hablará largo y tendido de todos los miembros de su familia y explicará el motivo por el que no tiene relación con ninguno de ellos.

De esta manera, José Ortega Cano se ha dejado ver, tranquilo y disfrutando, por las calles de Chipiona en bicicleta. Ya era hora de cogerse unas vacaciones y exprimir al máximo su tiempo libre y qué mejor manera que haciendo ejercicio.