Risto Mejide y Laura Escanes son una pareja que prácticamente a diario presume de su felicidad juntos a través de sus diferentes perfiles de redes sociales. Sin embargo, una última publicación de Laura Escanes ha preocupado a sus seguidores.  

"Si nos pasa algo ya sabéis por qué", era el mensaje que la influencer difundía a través de su cuenta oficial de Twitter. En la publicación compartía un mensaje de otro usuario en el que afirmaba que se había difundido la dirección de la pareja en grupos de Telegram. "Me parece indignante, a la vez que peligroso, que en algunos grupos de Telegram se esté difundiendo la dirección del domicilio particular de @ristomejide Deben tener miedo a perder usuarios en sus fraudulentos negocios de los q se lucran engañando a la gente". Escanes mencionaba a la cuenta oficial de la Policía Nacional en otro tuit. Los usuarios se han volcado con la influencer y la presentadora y les han mostrado, en su mayoría, su apoyo. "Tengan mucho cuidado:".

Especialmente con los peques, espero todo pronto se resuelva y la policía les de una respuesta". " Esto es vergonzoso ya ni una familia pueden vivir tranquilos, simplemente por el hecho de generar envidia por lo que sois. Mucho ánimo y esperamos que no pase nada".

Tras varias semanas posponiéndolo a causa de la actualidad, una de las últimas entregas 'Todo es verdad' estuvo centrada en las pseudociencias. El espacio de Cuatro comenzó con Risto Mejide hablando de la biodescodificación, una terapia alternativa que ha abanderado Paz Padilla.

La cómica se había disculpado hace unas semanas tras ver la promo del programa, que la señalaba directamente a ella. "Ella rectifica o cree que rectifica, porque aquí vamos a estar del lado de la ciencia, sea quien sea el que se ponga al otro lado. Sea una presentadora de esta casa o un amigo de alguien de esta mesa, me da igual. Estamos del lado de la ciencia. Es nuestra responsabilidad", apuntó el conductor.

Risto analizó un pasaje de 'El humor de mi vida', el libro de Paz Padilla: “Estamos ante un superventas de nuestro país, que incluye referencias muy buenas sobre la biodescodificación”, apuntaba Risto, que comenzaba a leer un fragmento: “Durante los meses que duró su enfermedad, Antonio estuvo trabajando sus emociones con Verónica Cantero, una biodescodificadora".