Los habitantes de la casa de 'Secret Story' no pierden el tiempo y ya han empezado a elaborar sus propias teorías sobre los seis secretos que les ha facilitado la organización hasta la fecha. Anoche, durante el estreno de la gala capitaneada por Jordi González, Isabel Rábago se convirtió en la primera concursante en accionar el pulsador azul. 

En pleno directo, Rábago se levantó del sofá y acudió al 'cubo' para inaugurar el juego planteado por el reality show. Allí explicó que Julen podría ser el dueño del secreto que dice lo siguiente: "Soy hermano/a de mi padre". Según el planteamiento de la colaboradora, estas palabras podrían ser una metáfora de la relación que el joven mantiene con su progenitor

"Tengo mi teoría. Mantuve una conversación con él hace unas horas y me explicó que sus padres le tuvieron cuando eran muy jóvenes. También me habló de su admiración hacia sus abuelos", comentó Rábago antes de dar más detalles: "Lo único que me entra en la cabeza es que el padre tuvo un hijo siendo demasiado joven y que el abuelo lo adoptó, por decirlo de alguna manera. Entonces se habrían criado como hermanos por la edad". 

Tras haber registrado su petición, Rábago mantendrá esta semana una conversación con Julen para poder confirmar su sospecha. En el caso de que esté en lo cierto, la colaboradora de 'Ya es mediodía' se quedaría con la esfera de su compañero y, por tanto, pasaría a tener más posibilidades de alzarse con el premio de 50.000 euros. "Me apetece jugar y descartar a compañeros", confesó la concursante. 

Sofía Cristo confiesa su secreto más terrible

Sofía Cristo dejó sin palabras a la audiencia durante la primera gala de 'Secret Story: Cuenta atrás'. En el transcurso de su 'Línea Secreta de la Vida', la DJ desveló que sufrió abusos sexuales cuando tenía solo 5 años de edad cuando vivía en La Moraleja (Madrid) con Barbara Rey, su madre, que desconocía absolutamente este hecho: "No pudo decir quién ni lo diré nunca, pero yo no entendí que era eso hasta que he ido creciendo".

"Solo lo saben dos o tres amigos y mi terapeuta. Yo nunca he sido consciente de que eso me haya podido afectar hasta que he sido más mayor y he visto cómo me he relacionado con algunas personas", aseguró Sofía Cristo entre lágrimas, pidiendo disculpas a su madre, ya que se estaba enterrando en ese preciso momento de este acontecimiento que marcó su infancia.