A Isabel Pantoja se le ha venido el mundo encima. Su madre, doña Ana ha ingresado en estado grave en el hospital. Ahora se teme por su estado de salud.

Isabel Pantoja siempre ha estado muy unida a su madre. Por eso, la noticia de que se encuentra en un estado de salud delicado ha supuesto un auténtico shock. Tanto para la cantante como para sus fieles seguidores. La información de la hospitalización ha sido adelantada esta tarde por Kiko Hernández en Sálvame.

Por el momento se desconocen más detalles sobre el estado de salud de la madre de la tonadillera. Por las palabras del colaborador de Sálvame, lo único que consta es que se encuentra grave, por lo que su vida podría correr peligro.

Este disgusto le llega a Isabel Pantoja cuando aún no se había recuperado del fallecimiento de Lina, la diseñadora sevillana que había hecho su vestido de novia. "Te quiero para siempre", llegó a decir la tonadillera a su ya difunta amiga.

Más palos para Isabel Pantoja

Y es que los únicos conciertos que tenía firmados para este 2021 - después de su exitosa reaparición en el Tío Pepe Festival de Jerez de la Frontera el pasado 7 de agosto - se han retrasado 6 meses a causa de las restricciones impuestas por la pandemia de la Covid.

Dos compromisos que iban a tener lugar los próximos 5 y 6 de noviembre en el estadio Gran Arena Monticello de Santiago de Chile y que, tras ser cancelados el año pasado por la situación sanitaria, han vuelto a posponerse, en este caso hasta los días 27 y 28 de mayo de 2022, cuando - si todo va bien - la tonadillera reaparecerá en los que por el momento son sus únicos conciertos ante el público americano.

Pantoja, muy popular en América y que en otras épocas de su vida llenaba recintos en Argentina, Perú o Venezuela y desataba la locura con cada una de sus visitas, ha visto como el complicado momento que estamos viviendo a causa de la pandemia y su elevado caché económico - puesto que según se rumorea cobra la friolera de 120.000 euros cada vez que se sube al escenario - hayan reducido drásticamente sus compromisos tanto en Hispanoamérica como en España, siendo los de Chile sus únicos conciertos a la vista por el momento.

Además, y por si esto no fuese suficiente, el ritmo de venta de entradas para su recital en el Gran Arena Monticello - que oscilan entre los 40 y los 178 dólares, es decir, de los a los 34 a los 151 euros - no está siendo el esperado y todavía hay muchos huecos libres en la que será la reaparición de Isabel en América aunque, con estas nuevas fechas, se espera que la expectación aumente entre los incondicionales de la tonadillera en Chile.