Viva la vida ha regalado hoy a los espectadores un momento completamente inesperado. Unas declaraciones que han pillado por sorpresa a Emma García, el resto de colaboradores y a la audiencia en general.

Una de las trabajadores del programa ha revelado que mantuvo un corto pero intenso romance con Julio Iglesias e incluso que se plantearon "dar un paso más".

La protagonista de esta historia es ni más ni menos que Makoke. "Su sueño siempre había sido vivir en Málaga y yo era de Marbella, fantaseábamos con la idea de irnos a vivir juntos allí". , ha comentado. Sin perder la sonrisa de la cara, Makoke ha revelado momentos privados de ambos. "Le regalé una corbata de una marca que él usaba, iba envuelta en un peluche, me hizo mucha ilusión hacerle aquel regalo". 

La colaboradora incluso ha confesado que pasó un tiempo en la mansión del cantante. "Era como una cárcel de oro, al final yo siempre estaba sola y decidí volver a España, simplemente me fui", contó la modelo en una ocasión en 'Viva la vida'. Sin embargo, de haber continuado, Makoke y Julio habrían pasado por el altar: "Él quería formalizar lo nuestro pero yo no lo veía posible, no podía casarme con él". 

Lo que nunca se vio de Viva la Vida

Como en todos los programas de televisión, y sobre todo los más polémicos, pasan muchas más cosas de las que se ven en pantalla. Tanto que casi es más interesante lo que sucede durante la publicidad, cuando nadie mira y la gente se siente más libre.

Alejandra Rubio, hija de Terelu Campos, protagonizó un fuerte enfrentamiento con Makoke durante un corte publicitario que tuvo lugar en la última emisión de Viva la Vida. Defendió que Matamoros no hablaba en serio cuando llamaba a su hija "retrasada". Unas palabras de defensa que no sentaron bien a Makoke quién durante la publicidad afirmaba "se ha venido a mi a cuchillo". A Makoke parece no gustarle que defiendan a su ex.

El programa Viva la Vida ha conseguido hacerse con un gran hueco en la programación de Telecinco. Lo que nació siendo un espacio llamado “Que tiempo tan feliz” en el que María Teresa Campos recordaba cada semana la vida y milagros de alguien famoso ha acabado convirtiéndose en esta última y nueva etapa en un programa más del corazón de la principal cadena de Mediaset España. Pero el camino ha sido largo hasta aquí.

Lo que parece que tenían claro en Mediaset una vez que se cumplió el contrato de María Teresa Campos para los fines de semana es que querían ampliar el público a gente más joven y, a la vez, conseguir un programa que completara a Sálvame o a Socialité y que pudiera generar polémicas, hablar de los reality de la casa y además hacer famosa a gente para que participara en este tipo de programas y luego sus compañeros tuvieran algo de que hablar.