Tras su polémico paso por 'Secret Story', Miguel Frigenti se ha convertido en uno de los concursantes más cuestionados de este reality. Acostumbrado a situarse en el punto de mira por sus opiniones, en esta ocasión el colaborador de televisión nos confiesa que no se va a enfadar por lo que opinen de él, ni si quiera compañeros de profesión como Sonsoles Ónega: "Cada uno puede dar su opinión. Sonsoles también, yo lo acepto, para eso me he metido aquí, yo he estado del otro lado y he criticado a los concursantes, sería ridículo enfadarme por eso".Mostrando su faceta más amable con los medios tras una jornada de trabajo en Telecinco, Miguel reconoce que no está del todo contento con su paso por 'La Casa de los Secretos' aunque no cambiaría nada: "Demasiado intenso, he sido muy pesado". Muy seguro de la amistad que comparte con Belén Esteban, Miguel quiere dejar claro que no tiene ningún miedo a lo que pueda salir de él, ya que sabe muy bien qué es lo que ha podido decir de su gran amiga detrás de las cámaras.

"Yo no tengo ningún miedo, yo ya he dicho lo que dije de la boda, nunca he puesto verde a mi amiga, jamás lo haría y si para comentar mi concurso o para defender el concurso de otros familiares tienen que hablar de mi amistad con Belén o hablar de una boda de hace tres años, me parece absurdo.

Cada uno que diga lo que quiera que ahí estoy yo para defenderme" nos ha explicado Miguel muy seguro de sus palabras.En cuanto a sus supuestas y polémicas declaraciones sobre la boda de Belén Esteban y Miguel asegurando que fue una horterada, Frigenti aclara: "Nunca he dicho que la boda fuera una horterada, no lo pienso, estoy súper tranquilo en ese sentido. Súper tranquilo, que digan lo que quieran, yo sé lo que dije y cómo lo dije. Ya está".

En el plató de Ya es mediodía han ronto su silencio después de toda la polémica: " Por deseo explícito de Miguel Ángel Nicolás, en el Fresh hemos guardado silencio, pero ya nos hemos cansado de tantas mentiras “Cornudos y apelados, va a ser que no”, decía Sonsoles Ónega. “Estaban Alba, Carolina Sobe y yo subía después de comer que habíamos hablado en ‘El programa de Ana Rosa’… se lanzó, se vino arriba y contó detalles de la boda que el otro día tuvo que reconocer… que se quedó con hambre, algo que me llamó la atención… Puedes decir que es exagerada, que esas bodas no se llevan, pero que faltó comida, no”. Era una zona de paso en la que estaba parte del equipo de producción y no fue prudente… Ya lo negó en un enfrentamiento con Lucía Pariente… Y ahora nos reta a ir a un polígrafo, a ver Miguel…”, contaban desde el plató de Ya es mediodía.