Es imposible caer bien a todo el mundo. Y si sales en uno de los programas de televisión más vistos de España, más todavía. Es lo que le ha pasado a un concursante de Pasapalabra, que como es normal, no ha entrado por el ojo a todo los seguidores del popular concurso. "Va de listo y de gracioso", critican.

"Va de listo y de gracioso, no lo puede remediar, es una fotocopia de Luis... Lo siento, lo veo así", critica uno de los usuarios. "A este tío no lo aguanta ni Dios, qué plasta", apuntaba otro, que se sumaba a las críticas. "Siempre está interrumpiendo con comentarios fuera de lugar", insiste uno de ellos.

El concursante en cuestión es Javier García, que en las últimas emisiones se ha medido a Orestes con desigual suerte.

No todo han sido críticas para el concursante. También hay quien le ha defendido. "Ojalá que el equipo de Javi se ponga las pilas para darle más puntos", pedían algunos. Y es que las críticas también se han extendido hasta los invitados del concurso. Nadie se salva.

Pasapalabra lleva años siendo uno de los concursos más vistos y valorados de la televisión. Ya cuando hace años se estrenó en la pequeña pantalla en nuestro país de la mano de Antena 3 el formato consiguió grandes datos de audiencia. Tanto que Telecinco se fijó en el concurso y lo compró y empezó a emitir después de Sálvame y antes de su informativo de noche. Sin embargo una demanda de la productora que tiene los derechos de emisión de este formato a nivel internacional hizo que la principal cadena de Mediaset tuviera que dejar de emitir Pasapalabra hace varios meses. El concurso salió a “concurso” nunca mejor dicho y fue Atresmedia la que se hizo con los derechos.

La jugada le salió bien a Antena 3 por dos razones: la primera porque gracias a este programa puede presumir de haber hecho récords de audiencia (de hecho en el mes de enero estuvo a punto de ganarle la batalla a Telecinco de audiencia después de casi dos años de reinado de Mediaset). Pero la importancia de Pasapalabra va más allá Y es que el concurso se emite apenas unos minutos antes del informativo de la noche. Y todas las cadenas quieren liderazgo de audiencia en esa franja para poder presumir de que sus informativos son los más vistos.