Ester martes 'Sálvame' dio otra de sus 'bombas'. Kiko Hernández se trasladó hasta Málaga para entrevistarse con un supuesto familiar de Antonio David Flores y Olga Moreno dispuesto a hablar de su ruptura. Una exclusiva que según el colaborador de 'Viva la vida' Diego Arrabal es mentira y no existe. Durante un tiempo los colaboradores se metieron con la familia de Antonio David haciendo bromas con el colectivo gitano que no sentaron nada bien y por las que hoy han tenido que pedir perdón. "La verdad que es un colectivo que queremos y respetamos y que ayer nos pasamos un poco con ellos, lo sentimos mucho y pedimos perdón", sentenció Carlota Corredera al principio del formato de la Fábrica de la Tele.

El programa vivía este martes un momento tremendamente surrealista cuando la persona que se reunió con Kiko y quería mantener su anonimato, tuvo que salir del lugar donde se encontraban envuelta en una sábana porque al parecer había mucha prensa esperándoles.

La fuga fue retransmitida en directo mientras Carlota Corredera daba credibilidad al asunto: "Puede parece que esta imagen es muy graciosa, pero no lo es. Esta señora está pasando miedo de verdad", expresó la presentadora mientras Hernández trasladaba a la entrevistada bajo una sábana blanca: "Esto no lo he visto yo ni en una película", dijo él.

Diego Arrabal, que se encontraba en el lugar, siguió al coche en el que se montó esta persona y lo retransmitió en su canal de YouTube. El paparazzi aseguró que el programa había vuelto a vender humor: “No hay ningún familiar, os lo puedo asegurar. Se puede jugar mucho en este tipo de programas, pero creo que se están pasado ya. Al final la Justicia es la que manda y la que tendrá la última palabra en esto”, dijo él.