En su primera edición la Isla de las Tentaciones fue, sin lugar a dudas, uno de los programas del momento. Y no solo en Telecinco. Tuvo repercusión al menos en todos los canales de Mediaset y en muchos de sus programas. No en vano durante mucho tiempo todos los formatos de esta cadena vivieron de contar las andanzas de los jóvenes a los que media España seguía. Y eso que la Isla de las Tentaciones, presentado en un primer momento por Mónica Naranjo,

Pero lo que no se puede negar es que la Isla de las Tentaciones fue, cuanto menos, un buen programa para Mediaset. Le permitió, de buenas a primeras, conseguir audiencia para sus dos canales principales. Y es que si algo parecía claro desde un primer momento es que el programa iba a emitirse en Cuatro pero su éxito fue tal que acabó pasando a Telecinco. En su segunda edición vivió cambios, eso sí. Mónica Naranjo, la presentadora de la primera edición, ya había dicho que no repetiría en la segunda.

Así fue Sandra Barneda quién cogió el testigo. Tenía el listón muy alto pero lo hizo bien. Al menos esa fue la sensación en el público que siguió el programa. Sin embargo, como todo lo que sale en televisión, la Isla de las Tentaciones también fue objeto de críticas. A veces importantes. En este caso la segunda edición del formato fue, aseguraban algunos, menos "fresca". Los concursantes ya sabían a lo que iban, ya sabían las pruebas a las que se iban a tener que enfrentar y muchos acusaron a algunos de ellos de hacer un "teatro" y ser poco "naturales".

Otra de las ventajas que la Isla de las Tentaciones ha tenido en Telecinco ha sido, sin duda, la de que ha conseguido colocarse como un buen "casting" para futuros famosos. Es decir, algun os de los concursantes que pasaron por la isla primero con Mónica Naranjo y luego con Sandra Barneda acabaron participando luego en otros formatos de la cadena como Supervivientes, que tienen más éxito y que pagan mejor. Es decir, la Isla se convirtió en una cantera de famosos que en otro tiempo habían sido otros programas como Mujeres y Hombres y Viceversa.

Pero la idea de la isla no es original ni mucho menos. Años antes Antena 3 había estrenado un formato más o menos similar que se llamó Confianza Ciega y que tenía la misma mecánica de reunir a parejas con "conquistadores". Sin embargo en aquella ocasión el programa no triunfó y solo tuvo una temporada.

Ahora uno de los concursantes de la primera edición, Gonzalo Montoya, ha sido de nuevo noticia. ¿La razón? El sorteo que se le ha ocurrido hacer en Instagram en donde sortea... una muela del juicio que le van a quitar y que a muchos no les ha gustado como premio.