Rigoberta Bandini, Rayden, Xeinn y Gonzalo Hermida se han clasificado para la final del Benidorm Fest desde la segunda semifinal, mientras que Marta Sango, Sara Deop y Javiera Mena no siguen adelante en el festival alicantino y se descuelgan de la carrera para representar a España en Eurovisión 2022.

La gala ha arrancado con un viaje al pasado de la mano de Xeinn, que ha iniciado su actuación de 'Eco' encerrado en una tela circular. Desde ahí, los visuales han realizado un recorrido por distintas películas y series icónicas de los 70, 80 y 90 hasta llegar a la actualidad.

Del pasado al futuro con Marta Sango y una puesta en escena intergaláctica para 'Sigues en mi mente'. Tonos morados, rosas y verdes tanto en los fondos como en los vestuarios de la cantante, sus coristas y bailarines.

Javiera Mena prometió "epilepsia bollera" para su puesta en escena, y ha aparecido en escena con una escalera, unos tubos de neón giratorios, cuatro bailarinas y una corista. El "más es más" de la chilena buscaba alejar la 'Culpa' que rechaza en su canción y conseguir el pase a la final.

Gonzalo Hermida no ha podido actuar tras haber dado positivo por coronavirus este pasado lunes. En lugar de su actuación, se ha puesto el videoclip de 'Quién lo diría', y el cantautor ha entrado en directo por videollamada.

Una de las grandes favoritas, Rigoberta Bandini, ha presentado un homenaje a la maternidad y el cuerpo de la mujer en el escenario. Ha habido teta gigante y teta en las pantallas, además de una coreografía animada con la que el público del Palau l'Illa se ha volcado. 'Ay mamá' es el nombre de la canción.

En la rueda de prensa posterior, le han preguntado sobre al poyo que está recibiendo por parte de Mediaset y de que su canción haya sido escogida para la docuserie de Rocío Carrasco. "Me he enterado como todos vosotros. Yo no lo sabía, que fuerte, yo pensaba que te lo tenían que preguntar". "Estoy muy contenta porque, al final, dentro del circo de Mediaset, porque empatizo con Rocío Carrasco. Cuenta una historia necesaria de contarEntonces, es un orgullo que la canción suene en el programa".

Rigoberta Bandini está en lo cierto: las tetas dan miedo y Eurovisión prohíbe mostrarlas

"No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas... sin ellas no habría humanidad ni habría belleza"Rigoberta Bandini no puede ser más clara. El mensaje que vocifera en 'Ay, mamá' es contundente y provocador. Enamora tanto como chirría. Y esa es, sin duda, una de las claves más poderosas para conquistar a la audiencia. Lo hizo, este jueves, en la segunda semifinal del Benidorm Fest. Y, a pesar de que ella se ha mostrado a favor de enseñar un pecho durante su actuación, no lo hizo. Las normas del formato de TVE lo prohíben. Exactamente igual que las de Eurovisión. Aunque las intentonas no han faltado a lo largo de 66 años. ¿Qué pasaría si, al igual que hizo en su concierto de Logroño, se levantara la camisa como reivindicación?

Esa misma idea ya la tuvieron, en 2003, Lena Katina y Yulia Vólkova. El paso de las integrantes del dúo ruso t.A.T.u. por el certamen europeo fue, cuanto menos, polémico. No sólo por su actitud, sino también por sus constantes amenazas: su intención era mostrar las tetas con o sin el consentimiento de la organización. Les daba igual las consecuencias, mientras su nombre siguiese sonando en todo el Viejo Continente. De hecho, según una crónica de la época publicada en el diario 'Aftonbladet', los responsables del concurso tomaron medidas técnicas para evitar, a toda costa, que pudieran cumplir lo prometido.