Andrea, una joven asturiana de 18 años que cursa el bachiller artístico, acudió a First Dates a buscar el amor y se quedó pasmada al ver que su cita no era una persona, sino dos. En la barra del restaurante del popular programa de Cuatro le esperaba una pareja que buscaba ser una "trieja". María y Marina son pareja desde hace tiempo y acudieron al programa en busca de otra chica para unirse a una a su relación abierta. No es la primera vez que han tenido una chica más, pero no han encontrado a la adecuada hasta el momento. "No entendía nada, me quedé a cuadros", confiesa la asturiana.

A pesar del asombro de Andrea al ver que su cita ya eran pareja, decidió conocerlas. Durante la cena, se mostraron muy cómodas y encantadas con la idea de que la asturiana les pudiese enseñar la región y tomarse unas sidras juntas. Hablaron del amor y de las relaciones sexuales. Aunque Andrea se mostró cómoda junto a las dos chicas, admitió no entender el poliamor y no estar preparada para una relación así. Al finalizar la cita, fue ella quien se negó a seguir conociendo a las dos chicas para mantener una relación.

Aunque Andrea no quiso continuar una relación poliamorosa junto a María y Marina, se mostró tan cómoda durante la comida que le contó su mayor sueño: "montarme en una bola de demolición con Miley Cyrus vestida de Hannah Montana". Y le gustaría porque "es muy contradictorio y me encanta", ha añadido.