En el ojo del huracán por sus recientes enfrentamientos con Carlota Corredera y María Patiño, que la han acusado de "estar desubicada" y de "ser el brazo armado de su padre", Antonio David Flores, Rocío Flores ha vuelto a sentarse en 'El programa de Ana Rosa' dos días después de su última intervención y ha respondido a las presentadoras más rotunda que nunca y con tantas ganas de zanjar el asunto como de dejar clara su postura en una guerra mediática contra la productora para la que trabajó su padre y en la que ahora trabaja su madre que parece que no tendrá fin por el momento.

"No tengo nada en contra de María Patiño como persona porque la he visto una vez en mi vida, pero no tiene credibilidad", ha comenzado, señalando que "la labor de un periodista es contrastar la información, pero si no lo haces, la das por veraz y es falsa te puedo decir que no tienes credibilidad ninguna". Además, y reafirmándose en su derecho "a decir lo que pienso", Rocío ha desmentido 'ser el brazo armado de su padre', asegurando que "tengo 25 años y pienso por mí misma y hay un montón de cosas que forman parte de mi vida y no me ha hecho falta preguntar a mi padre, con el que no suelo hablar de lo que dicen en los programas".

Después de responder a Patiño y reafirmarse en que no tiene credibilidad - algo que Joaquín Prat le ha 'afeado' diciéndole que es lo peor que se le puede decir a un periodista que da la cara diariamiente desde hace años - Rocío ha respondido a Carlota, que censuró que la hija de Rocío Carrasco y Gloria Camila cuestionasen el trabajo de presentadoras de la cadena en la que ellas trabajan.

"Soy la primera que pido respeto para todos porque creo que somos iguales y que todos nos merecemos el mismo respeto, y yo no he estudiado periodismo porque no me ha llamado la atención, pero Gloria y yo tenemos nuestros estudios, y estudiamos y trabajamos. Claro que somos personajes que estamos trabajando en la cadena, pero nunca hemos contado nuestra historia", ha comentado, asegurando que en la única exclusiva que ha dado, al volver de 'Supervivientes', no habló de sus conflictos familiares diciendo lo mismo que ha dicho siempre, que le gustaría reconciliarse con su madre.

Además, ha tachado el comentario de Carlota de que están "desubicadas" como "bastante desafortunado", admitiendo que le ha ofendido y dejando claro que lo único que ha hecho es "defenderme de las cosas erróneas que se han dicho de mí sin faltar jamás el respeto a nadie y hablando siempre con respeto y educación". "A Gloria y a mí nos ha tocado vivir mucho a muestros 25 años y demasiado ubicadas estamos" ha añadido dolida.

"Creo que no me merezco que porque tengáis una guerra abierta con mi padre me tengáis que llevar a mí por delante. Me siento un daño colateral por todas las partes" ha confesado, pidiendo que "si quieren derribar el muro lo derriben pero dejad en paz a la pared". "Aquí ya no es cuestión de mi madre o de mi padre, es que se dicen cosas de mí que no son ciertas. Me acusáis de cosas que no son ciertas, me dáis unos poderes que no son ciertos, decís que desacredito a gente que se lleva bien con mi madre, decís que soy el brazo armado de mi padre y eso no es así" se ha quejado amargamente la nieta de Rocío Jurado.

Y es que dejando claro que no se considera una víctima de su padre "ni de nadie", Rocío ha asegurado que Antonio David va por un lado y ella por el otro y "nunca he tenido una estrategia común ni con él ni con nadie, aunque tenemos los mismos abogados". Sin embargo, su relación es la misma de siempre "y hablamos cada día y nos vemos siempre", ha añadido, desmintiendo los rumores de distanciamiento con el excolaborador, con el que la pillamos hace unos días abandonando el despacho de sus abogados.

Respecto a las palabras de Carlota de que no ha sentado a nadie en un banquillo - como la influencer advirtió días antes con las falsedades que se digan sobre ella - la hija de Rocío Carrasco ha puntualizado una cosa respecto a las demandas que interpuso contra el portal Vanitatis y contra 'La Fábrica de la Tele' por hacer pública la sentencia con su condena por maltrato habitual a su madre: "Fueron archivadas pero la de Vanitatis se ha reabierto y estoy a la espera de ver qué dice la Audiencia Provincial. Pero al haber demanda sí se han sentado en el juzgado a declarar como yo dije, otra cosa diferente es lo que luego diga la justicia".

Saliendo en defensa de Antonio David una vez más y asegurando que "habrá podido tener un montón de defectos pero como padre no tiene un pero", Rocío ha dejado claro que nunca va a romper su relación con él para poder tener un acercamiento con su madre ya que no considera incompatible tener buena relación con ambos. "Yo no voy a renegar nunca de mi padre, al igual que de mi madre. Yo puedo tener una relación buena con mi madre y con mi padre porque los dos son mis padres. Si alguien alguna vez me pidiese que yo renuncie a mi padre o mi madre por llevarme bien con alguno de lo dos sería un no rotundo porque lo primero para mí es mi familia, ni más ni menos", ha zanjado el asunto, dejando claro que su progenitor no ha influido en la mala relación que mantiene con su madre. Eso sí, con pulla final a Rocío Carrasco, que ha estado callada "según de qué manera, públicamente, porque aquí han hablado todos menos yo".